jump to navigation

Seguirán proceso penal a chiricanos por delito ecológico julio 29, 2008

Posted by BPP in Chiriquí.
Tags: , ,
add a comment

Volcán Barú.

Ministerio Público reabre caso contra indultados por delito ecológico

Fiscal asegura que se continuará con el proceso de indagatoria de las personas presuntamente implicadas.

ESPECIAL PARA LA PRENSA/ Sandra Rivera
SENDERO. El denominado Camino Ecológico pasaría por Hato Chiquero, El Respingo y Los Quetzales.

Sandra Alicia Rivera
DAVID, Chiriquí.

La Fiscalía Primera Superior reabrió el caso que fue archivado luego del indulto concedido por la presidenta Mireya Moscoso contra 14 personas acusadas de delito ecológico.

Estas personas están involucradas en la apertura de una trocha de cinco kilómetros de largo en un área protegida del Parque Nacional Volcán Barú (PILA).

El fiscal Primero Superior, José Henríquez, manifestó que desde 2004 esta dependencia abrió el caso basado en el fallo de la Corte Suprema de Justicia que deja sin efecto el Decreto Ejecutivo 317 del 27 de agosto de 2004, mediante el cual la presidenta de la República, Mireya Moscoso, indultó al grupo.

El denominado Camino Ecológico pasaría por las áreas de Hato Chiquero, El Respingo y Sendero Los Quetzales. Afirmó que ya el caso estaba bastante avanzado, incluso se había identificado a las personas involucradas y se les estaba llamando para que rindieran declaración indagatoria.

Hernández dijo que ese delito se dio cuando estaba en vigencia la ley forestal de Panamá de 1994, que prohíbe la tala en áreas protegidas.

“Donde se abrió la trocha, está prohibido talar árboles, por tanto, existe un delito confirmado, lo importante es que se realizó una tala a sabiendas de que no se podía hacer, ahora se debe conocer cuál era en realidad la intención”, afirmó.

Según el expediente los involucrados son: Graciano Cruz, Rafael Santamaría, Juan Fernández, Arcadio Santamaría, Carlos Ábrego, Horacio y Alfonso Tapiero, Jacob Quiroz, Daniel Pérez, Rubén Boutet, Jorge González y Porfirio De Gracia.

Fotografiando el Volcan Baru, Panama enero 25, 2008

Posted by BPP in Áreas Protegidas, Paisajes, Tierras altas, Turismo, Volcán Barú.
Tags: , ,
2 comments

Este sitio e información parece muy util para nuestros lectores, pero lo más fascinante es ver la foto de 360 grados desde la cima donde se puede ver el Caribe y el Pacífico y todos los pueblos circundantes al Volcán Barú.

Disfruten.

Cima del Volcán Barú

Fotografiando el Volcan Baru, Panama

Tal y como mencione en el comentario anterior, este año viajamos a Panamá sin planes específicos de que haríamos. De seguro pasaríamos tiempo con la familia y teníamos planes de vernos con amigos que no vimos el año anterior.

Con no planes de cómo emplearíamos nuestro tiempo, había un mundo de posibilidades. Así que la sugerencia de subir el Volcan Barú sonó como una gran idea.

Mi esposo ha escuchado en varias conversaciones que desde la cima del Volcan Barú se pueden apreciar el Oceano Atlántico y el Pacífico, así que esta era la oportunidad de disfrutar el evento. Para el es la gran cosa pues es fotografo y precisamente su especialidad son las fotografías panorámicas en 360 grados. Tomar una foto donde se pudieran ver los dos oceanos sería “awesome”.

En este viaje yo no pude ir. Llegue a Panamá con un resfriado terrible, despues mejore, pero antes del viaje recaí con fiebre y tos. Yo no habría sido un buen socio para esa aventura.

Sacha subió el Volcan con nuestro amigo Romel y mi primo Carlos Gabriel. Las fotos hablan por sí solas de lo que se puede ver desde la cima, así como en la vía de subida y bajada, ya sea por el lado de Cerro Punta o Boquete. Ellos subieron por Cerro Punta y bajaron por Boquete.

De la aventura puedo transmitir que si deseas pasar la noche y acampar hay que llevar ropa que te proteja del frío, pues la temperatura puede llegar a bajo cero grados Celsius. No lleves una carga muy pesada, pues resulta incómodo y extenuante. Sin embargo es necesario llevar comida o snacks que te den energía suficiente para subir y bajar. Lo más duro es la bajada, pues es bien inclinada y recae mucho esfuerzo en las rodillas.

En una nota personal, a veces me sorprende como me falta por conocer lugares en mi país. Me entristece no haber invertido más tiempo en conocer nuestras bellezas naturales y culturales. Pero bueno, nunca es tarde y el darme cuenta de ello me hace valorar aún más las experiencias.

Aquí comparto una de las fotografías en 360 grados que tomó Sacha desde la cima. Hay más fotografías, pero el aún está trabajando en ellas. Una vez que esten lista las voy a publicar aquí tambien.

http://www.seeit360.net/vtour/volcanbaru.html

Para aquellos que están en Panamá les recomiendo que viajen alrededor del país. Tenemos la fortuna de contar con playas y montañas, sin necesidad de viajar largas distancias. En este viaje pude apreciar que contamos con muchas variedades de aves que no se ven en todas partes. Esto es algo a lo que yo no le había puesto mucha atención antes.

Fuente: http://panamamio.com/archives/fotografiando-el-volcan-baru-panama/

Elementos turísticos de interés presentes en el Parque Nacional Volcán Barú (PNVB) enero 23, 2008

Posted by BPP in Áreas Protegidas, Chiriquí, Recreación, Turismo, Volcán Barú.
Tags: ,
1 comment so far

Elementos turísticos de interés presentes en el Parque Nacional Volcán Barú (PNVB)

Senderos y rutas señaladas

Los encontramos de dos tipos, los que precisan de guía ambiental y los que pueden realizarse de forma autónoma (autoguiados) en función de los medios económicos y de la cantidad de visitas que recibe el espacio. Los recorridos autoguiados amplían la comprensión y apreciación de los visitantes, permitiéndoles moverse a su propio ritmo, sin necesidad de personal de ayuda. Sin embargo, para que ello sea posible se precisa de letreros a lo largo del sendero que facilite la tarea de interpretación. Así pues, todos los senderos que pueden realizarse en el PNVB responden a las características típicas de senderos autoguiados.

Se distinguen básicamente dos senderos debidamente señalizados, el sendero de los quetzales y el sendero que conduce a la cima del Volcán Barú. Pero además encontramos otras interesantes sendas no sólo dentro del Parque sino también en el área colindante. Sin embargo, el precario estado de conservación de las mismas, sumado a la falta de conocimiento de éstas por parte de la población e incluso por las instituciones encargadas de su promoción hace que hoy sean prácticamente desconocidas.

Estos senderos son los siguientes:

Cima del Volcán Barú

Sendero a la cima del Volcán desde Boquete

Caseta de Guardabosques de La Camiseta

Sendero desde La Nevera hasta Alto Chiquero

Caseta de Guardabosques de Alto Chiquero

Sendero de los Quetzales

Caseta de Guardabosques de Alto Respingo

Sendero a la cima del Volcán desde Hato de Volcán

Hato del Volcán

Cerro Punta

A continuación pasamos a describir los senderos que podemos encontrar dentro del PNVB.

El sendero de los quetzales

El sendero de los quetzales es un sendero de una sola dirección de 6km de recorrido que comunica dos poblaciones, Cerro Punta desde el área de Alto Respingo y Boquete desde el área de Alto Chiquero. El sendero sin pendientes muy pronunciadas transcurre por bosque nuboso de altura con intensa vegetación que lo hace muy apto para la observación de flora y fauna. El recorrido se puede realizar únicamente a pie y se estima que en un tiempo aproximado de cuatro horas.

En cuanto a la señalización del mismo, cabe decir que en él podemos encontrar a lo largo de todo su trayecto letreros que nos van indicando la distancia recorrida y puntos de interés. También se pueden distinguir letreros interpretativos de identificación de algunas especies de flora y fauna, aunque son muy básicos y escasos. Estando la señalética destinada a la interpretación e información ecológica prácticamente limitada a ese reducido número de letreros.  A su vez, se encuentra delimitado por postes de madera que impiden que el visitante se salga del vial.

El mayor atractivo de esta senda es el quetzal, ave que ya hemos descrito detalladamente en el apartado de fauna en el inventario de recursos naturales de este proyecto. Debido a la situación y condiciones naturales del PNVB, el quetzal es un ave relativamente fácil de observar en estado natural en esta área protegida. No obstante, los atractivos de esta senda no se limitan únicamente a la observación del quetzal, sino que ofrece también al visitante un espectacular paisaje de bosque nuboso, la posibilidad de ver otras especies de fauna (pavas negras, tapires, ardillas,…), así como disfrutar del río Caldera que nace a muy pocos kilómetros del inicio de la senda y que transcurre paralelo a ésta en varios tramos.

Una de las iniciativas del IPAT es el desarrollo de un sistema de veintidós rutas temáticas patrimoniales con el fin de permitir brindar un panorama de complejidad, diversidad y exclusividad del patrimonio natural, cultural e histórico de Panamá. Para esta iniciativa se está desarrollando un sistema de información geográfica y una base de datos sobre tales rutas. Así pues, el sendero de los quetzales ha sido catalogado como ruta patrimonial por la administración competente en turismo de Panamá.

Sendero a la cima del Volcán Barú

Para llegar a la cima del Volcán existen varias rutas, siendo la principal la que accede al Parque desde Boquete donde se ubica la caseta de control de La Camiseta. Esta senda cuenta con una longitud de 13,5 km hasta llegar a la cima y avanza venciendo pendientes muy abruptas sobre una franja de rodamiento de piedra. El acceso a la cima del Volcán puede ser tanto caminando como con vehículos de doble tracción.

Sin embargo, ha sido el paso de automóviles de doble y tractores el que ha dado lugar a acusados desprendimientos de rocas del camino haciéndolo bastante intransitable. Y es este uno de los principales motivos, junto con las pronunciadas pendientes, el que actualmente limita el número de visitantes en senda.

Otro impacto negativo asociado a la continua circulación de automóviles por dicha senda es el ancho del camino que ha llegado a originar, el cual es de gran amplitud. Esto aparte de todas las consecuencias que haya podido producir sobre la fauna y flora y de erosión, ha generado otro tipo de efectos también sobre el turismo que cabe resaltar. Pues, ha disminuido en gran medida la calidad paisajística del sendero y también hace que sea menos apetecible de recorrer a causa de esa pérdida de vegetación que protegía anteriormente del sol. Y de ahí, que se recomiende hoy por hoy realizarlo por la noche con el fin de soportar mejor el calor.

Esta senda se encuentra señalizada a lo largo de todo su recorrido con letreros que nos van indicando la distancia recorrida y determinados puntos de interés. Pero, por contra a la senda de los quetzales, ésta carece de letreros interpretativos en sus casi 14 km de longitud que la definen.

Son atractivos de la senda las singulares características topográficas, ecológicas y escénicas, así como la flora y fauna del espacio, que todo junto hacen que se constituya como un centro de atracción natural. Y siendo las vistas panorámicas uno de los atractivos más aclamados por los turistas, señalaremos que desde la cima del Volcán es posible, cuando las condiciones climáticas lo permiten, observar los dos océanos, el Atlántico y el Pacífico, a la vez que poder disfrutar de un espectacular amanecer.

Se consideran lugares más aptos para la observación de flora y fauna dentro de esta senda la Nevera, Potrero Muleto y los Fogones, además de la cima del Volcán. Todos ellos podríamos decir que se distinguen por estar a cierta altitud y posicionados estratégicamente dando lugar a miradores naturales. Cada uno de los lugares que terminamos de citar está ya descrito en el apartado relativo a inventario de recursos.

Desde el área de la Nevera, se puede tomar una ruta alternativa a la senda principal que nos lleva también a la caseta de control desde donde se inicia el recorrido. Ésta se puede realizar tan solo a pie y no está señalizada ni tampoco acondicionada para el desarrollo del senderismo.

Es posible acceder a la cima del Volcán también por la población de Hato del Volcán. Esta segunda senda a la cima se caracteriza por tener un tramo asfaltado en su parte baja, pero el resto se debe realizar caminando y ello podría ocupar hasta casi tres días. Por otra parte, para tomar este sendero es imprescindible traspasar una propiedad privada.

Esta última senda carece también de señalización en su totalidad. Tampoco existe caseta de guardabosques próxima que permita controlar el número de visitantes además de ofrecerle información útil para la realización de la misma.

Los atractivos más destacados son bastante similares a los que mencionábamos en el sendero principal a la cima del Volcán, entre los cuales decíamos que estaba su topografía, las vistas escénicas y ecológicas y la observación de flora y fauna. Pero algo que lo diferencia del otro sendero son los llanos originados por los flujos de lavas que podemos encontrar en las partes más bajas.

Otros senderos

Como decíamos al inicio de este epígrafe, existen otros senderos que debemos tener presentes aunque no estén tan bien delimitados como los anteriores. Todos ellos son rutas alternativas que adecuadamente planificadas podrían ofrecerse al turista de igual manera que se proponen actualmente la senda de los quetzales y el sendero a la cima del Volcán. Estas rutas a las que nos referimos cuentan también con recursos muy interesantes que pueden resultar atractivos para el visitante tal y como veremos en las siguientes líneas.

Por ejemplo, el sendero que desde la Nevera hasta el río Caldera es un sendero peatonal que conduce desde dicha área hasta el río comunicando directamente con el sendero de los quetzales. Carece de señalización y acondicionamiento para la práctica del senderismo, no obstante, es un buen lugar para la observación de flora y fauna. Otro aspecto que debemos destacar de este sendero son las bajas temperaturas que se pueden percibir en la zona de la Nevera, algo poco frecuente en prácticamente todo el Parque, a excepción de en la cima del Volcán.

Otro sendero que podemos citar es el sendero del Pianista, el cual se localiza aproximadamente a 8,5 km de Boquete y está catalogado como sendero de gran dificultad ya que precisa de un tiempo estimado de 20 horas caminando y vencer pronunciadas pendientes. Este sendero comunica el distrito de Boquete con la provincia de Bocas de Toro, en la vertiente del Caribe. La altitud del sendero a su inicio es de 1.500 metros sobre el nivel del mar para ascender hasta 1.900 metros en la división continental y que nos lleva de nuevo a descender hasta 900 metros al enlazar con el río Changinola ya en el Caribe.

Aunque propiamente este último sendero no está dentro del Parque si que se encuentra localizado en zona limítrofe, además sus atractivos son tan valiosos que nos impiden descartarlo de este epígrafe. Entre tales atractivos es imprescindible hacer mención de su vegetación selvática, los diferentes ríos que atraviesa, sus espectaculares paisajes y, sobre todo, el hecho de poder apreciar la notable diferencia entre las dos vertientes, además de poder divisar el Atlántico y el Pacífico.

Son otras rutas alternativas la senda al Cerro Artillería, la senda Cerro India, la senda a la Piedra de Lino, la senda a la Piedra de Musgo, la senda a los Cañones del río Macho de Monte, la senda a las lagunas de Boquete, la senda a las lagunas de Volcán,… Muchas de ellas aunque no pertenecen al Parque se localizan en sus alrededores contribuyendo a enriquecerlo. Sin embargo, todas ellas cuentan con un problema común que cabe tener en cuenta y que viene dado por la falta de señalización y acondicionamiento para el turismo, lo cual conlleva a restarles importancia pese a que sus atractivos naturales sean de gran valor.

Áreas de Pic-nic

Proporcionan servicios básicos para uso recreativo (agua, aseos, limpieza y recogida de residuos, mobiliario rústico, zonas de sombra y estacionamiento de vehículos). Están destinadas al esparcimiento y descanso durante la jornada y, por lo general, no se utilizan para pernoctar.

Por lo que se refiere a este tipo instalaciones, existen en los dos senderos más importantes del Parque, el sendero de los quetzales y el sendero principal a la cima del Volcán. En el caso del sendero de los quetzales, podemos encontrar varias áreas de pic-nic que disponen de mobiliario rústico y papeleras, y están ubicadas en lugares estratégicos que funcionan a modo de miradores que permiten divisar el extraordinario paisaje. En cuanto al sendero que conduce a la cima del Volcán desde Boquete, cuenta con una sola área recreativa situada en una zona conocida popularmente como los Fogones. Algunas de las áreas de pic-nic a las que nos referimos se encuentran incluso cubiertas por un sobretecho.

Otra área de pic-nic  a destacar es la que se encuentra situada el distrito de Bugaba, en zona limítrofe al Parque, y conocida popularmente como las Fuentes. Se trata de un lugar bastante accesible y seguro que permite pasar un día al aire libre con la familia o los amigos.

Zonas de Acampada

Se trata de zonas habilitadas para la pernoctación dentro del Parque. En este sentido, encontramos dos áreas destinadas para la acampada, un área conocida popularmente como Los Fogones y, la otra, dentro del sendero de los quetzales. Dichas áreas disponen de una instalación a modo de cabaña o refugio de madera al descubierto en las cuatro paredes que lo forman y de reducidas dimensiones, aunque según el Plan de Manejo su capacidad es para quince personas. Estas áreas, aparte de la instalación descrita, no cuentan con ningún otro tipo de servicio básico complementario, como pudiera ser agua, aseos,… y cuentan con mantenimiento periódico.

Otros lugares en los que se puede acampar en los alrededores del área protegida son Las Fuentes, las lagunas de Volcán y en los Llanos. A excepción de Las Fuentes, las otras dos zonas no disponen de instalaciones ni de señalización que indique que es posible acampar en el área.

Zonas de Aparcamiento

Generalmente están ubicadas en los centros de información, miradores, áreas de pic-nic, etc. Su objetivo es la ordenación del tráfico a motor y la reducción del impacto ambiental dentro del Parque.

No existen áreas habilitadas para tales efectos, pero sí que esta permitido el estacionamiento de los automóviles que llegan al PNVB en las proximidades de las casetas de guardabosques de Alto Respingo, Alto Chiquero y La Camiseta.

Miradores y tablas panorámicas

Son un elemento interesante en la interpretación paisajística. Los miradores que hallamos en el PNVB son los de Alto Respingo y el del sendero de los quetzales. El primero permite divisar los valles más próximos y, el segundo, ofrece una panorámica del río Caldera.

Por otra parte, encontramos miradores naturales dentro del Parque, los cuales se caracterizan por tener una ubicación privilegiada y ofrecer vistas panorámicas de gran belleza. Tales miradores se pueden localizar en las áreas de La Nevera, Potrero Muleto, Los Fogones y la cima del Volcán. Ninguno de estos miradores dispone de infraestructura que lo delimite para sus efectos.

Zonas y viales para deportes de naturaleza

Se trata de áreas habilitadas para la práctica de deportes tales como cicloturismo, paseos a caballo, piragua, pesca, etc. Las zonas que encontramos con tales características se localizan dentro de propiedades privadas en las inmediaciones al Parque.

Puentes, pasarelas y construcciones de acceso a zonas de interés

Facilitan el acceso de los visitantes a determinados rincones del área protegida. Los puentes y pasarelas que podemos hallar dentro en el Parque son muy precarios y funcionan simplemente como vial de acceso que da continuidad a la senda.

Parques culturales

Zonas que se mantienen cohesionadas por vínculos históricos, geográficos, con recursos patrimoniales y elementos que les confieren una identidad propia (yacimientos arqueológicos, poblados, etc.).

Sitio Barriles se configura como un parque cultural en los límites al Parque Nacional Volcán Barú al contar con yacimientos arqueológicos en perfectas condiciones de conservación y que le otorgan una identidad propia. En este enclave existe también una pequeña exposición de los restos arqueológicos, se promueve también el consumo de productos típicos caseros, se conservan antiguos aperos de labranza,…

Este sitio arqueológico de gran valor ha sido ya descrito detalladamente en el inventario de recursos, concretamente en el punto de patrimonio arqueológico.

Autora:
Natalia Maravall
Escuela Superior de Gandía
Trabajo final de Carrera
Asesor: Prof. Ariel R. Rodríguez Vargas
Centro de Estudios de Recursos Bióticos, Universidad de Panamá

Geología y relieve de importancia turística en el Volcán Barú enero 23, 2008

Posted by BPP in Geología, Relieve, Turismo, Volcán Barú.
Tags: , ,
13 comments

Formaciones geológicas y formas de relieve de importancia como atractivo turístico en el Volcán Barú, Chiriquí

El marco geológico ha sido estudiado en profundidad en el apartado de características generales del PNVB, de manera que nosotros en este epígrafe nos limitaremos a destacar aquellas formaciones que, por sus rasgos intrínsecos, puedan resultar más significativas.

La región de los cráteres

El Volcán Barú se constituye como el rasgo geológico más importante dentro del Parque, de manera que se trata de un atractivo focal. Además del Volcán Barú, en los diversos recorridos que se pueden efectuar por las estribaciones del mismo, se puede observar no solo el cráter principal o mayor, sino también evidencias de otros cráteres menores o complementarios.
A modo de curiosidad, diremos que el nombre de Barú, como muchos otros nombres de lugares del istmo panameño, corresponde a un vocablo indio, el cual se puede traducir como montaña de fuego o casa de fuego.
El macizo Barú se ubica aislado al Sur de la Divisoria continental y el eje central de la cordillera de Talamanca, de la cual forma parte integral. Su cráter mayor presenta signos de haber expulsado una gran cantidad de materiales, muchos de ellos depositados sobre la vertiente Oeste, que dieron lugar a arenales semiáridos hoy cubiertos de pastizales, como por ejemplo, Llanos de Hato de Volcán. En medio de esos depósitos se observan montículos de tierra negra con vegetación arbórea, semejantes a islotes rodeados por el material eruptivo, que son en realidad la cúspide de montes parcialmente sepultados.
Se aprecian también en las laderas de la sección Este, las huellas de la corriente ígnea que descendió hasta los 1.200 m de altitud para acumularse en lo que pudo ser el Valle de Hato Volcán.
El cráter mayor presenta una apertura en forma de cañada o garganta en su sección Sur, donde resaltan los vestigios de las corrientes de materiales que desembocaron hacia el sector de Boquerón.
Y el fondo de dicho cráter presenta una sedimentación notoria de deposiciones derivadas de la erosión de sus laderas, lo que hace pensar que el cráter debió tener una profundidad bastante mayor a la que hoy se puede apreciar.
En la sección Suroeste del pico que constituye la cima, es posible advertir concavidades de apreciables dimensiones, semejantes a cráteres secundarios. No obstante, algunas de esas concavidades presentan también el aspecto de haber sido causadas por violentas explosiones de las rocas, lo que pudo haber ocurrido en concatenación con las erupciones del cráter mayor.
El sector de los cráteres secundarios es rico en configuraciones rocosas, causadas por los bruscos estallidos acompañados de elevadas temperaturas que se dieron en los momentos de la erupción del Volcán. Enormes grietas pueden observarse en esa parte de la cumbre volcánica, así como también cúmulos de rocas sueltas en diversos lugares y formaciones espectaculares. Tales configuraciones rocosas se pueden contemplar con relativa facilidad y han dado lugar a perfiles rocosos que incluso hoy reciben nombres muy curiosos en función de las formas que han llegado a adoptar. Entre tales perfiles rocosos destacan los siguientes:
- El perfil del faraón
- La calavera
- El vuelo de los cóndores
- Los borbollones
- La loma del castillo
- El cañón antiaéreo
- El salto del sapo
- La torre inclinada
- El templo resquebrajado
- El león y el guardián encapuchado
- El perfil rocoso del León
- La roca en suspenso
Estas formas de relieve constituyen un atractivo turístico adicional para fotógrafos, visitantes y amantes de la naturaleza.

Por otra parte, la cima del Volcán está actualmente coronada por un conjunto de antenas de telecomunicaciones que con el fin de obtener mayor eficiencia en sus retransmisiones se han ubicado en las cotas más altas del territorio panameño dando lugar a un evidente impacto paisajístico. El impacto se produce al introducir materiales y formas que artificializan el paisaje sustancialmente. Este impacto paisajístico devalúa uno de los grandes atractivos que ofrece la cima del Volcán Barú, las excepcionales vistas panorámicas que se pueden apreciar. Pero, la inexistencia de legislación que regule su ubicación impide que éstas se puedan trasladar de su lugar actual.
Las mismas empresas de telecomunicaciones ubicadas en la cima son productoras de grandes cantidades de desechos que almacenan en las cercanías de las torres de retransmisión. A dichos desechos se le deben sumar los producidos por los propios visitantes que llegan al lugar.
Otro impacto producido por el turismo irresponsable está relacionado con algunas de las pintadas que encontramos sobre las rocas más altas de la cima del Volcán. Hemos de tener en cuenta que este tipo de daños en ocasiones son irreparables y provocan un gran deterioro en la calidad paisajística.
Para acceder al Volcán Barú existen dos sendas, la senda que permite llegar a la cima desde la población de Boquete y la senda que nace en Hato del Volcán, ambas detalladas en el apartado dedicado a inventario de instalaciones, equipamientos y servicios recreativos.
El Volcán Barú permite la realización de actividades recreativas relacionadas con la observación e interpretación de fauna y flora, del paisaje, pero sobre todo del relieve.

Potrero Muleto

Es un valle intermontano que tiene la forma de depresión profunda, con paredes laterales casi verticales. Presenta un fondo de cenizas volcánicas con abundantes piedras pómez desmenuzadas y otras partículas de suelos, además tiene una vegetación tupida. La altura en el fondo es aproximadamente de 2.847 metros sobre el nivel del mar.
Su nombre, Potrero Muleto, fue dado por los antiguos exploradores del Volcán y responde a su apariencia de potrero, así como a la abundante presencia en esta área del conejo muleto (Salvilacus sp.).
En la estación seca este valle asemeja un potrero por la nutrida cobertura de varias especies de gramíneas y otras especies de pequeño tamaño. Mientras que en la estación lluviosa su suelo se vuelve fangoso y con frecuencia cubierto, en partes, por una ligera capa de agua debido a la poca permeabilidad del subsuelo que hace que se asemeje a una pequeña laguna. Este mismo hecho sucede con frecuencia en otras áreas del Parque, como por ejemplo en la región de las lagunas de la población de Volcán.
Algunos autores califican esta depresión como uno de los viejos cráteres del Volcán, producto de sus primeras erupciones. Sin embargo, otros autores hablan de hondonadas o valles donde se acumuló material expulsado por el cráter y cuyas corrientes bajaron desde la cima por cañadas que vierten directamente a esos valles.
Desde la misma senda que comunica el corregimiento de Boquete con la cima del Volcán podemos llegar a Potrero Muleto, pero también al lugar que a continuación describimos, La Nevera.

La Nevera

La Nevera es un valle que se caracteriza, como podemos deducir por su nombre, por ser uno de los lugares más fríos del PNVB, estimándose una temperatura media anual de 7,5ºC. La Nevera ha sido desde siempre un lugar muy empleado para la reserva de agua gracias a las condiciones que presenta.
De la misma manera que Potrero Muleto, La Nevera es catalogada como un lugar muy apto para la observación de flora y fauna, además de permitir divisar el paisaje e interpretar el relieve.
Tanto Potrero Muleto como La Nevera son lugares que se encuentran en buen estado de conservación y no hemos apreciado impactos negativos a primera vista.

Paredes basálticas

Resultado de los distintos fenómenos asociados a las erupciones del Volcán Barú, encontramos formas de relieve que llaman la atención por el perfil al que han dado lugar. Por ejemplo, Los Ladrillos son paredes basálticas que por su configuración parecen asemejarse, como su nombre bien indica, a simples ladrillos tal y como podemos ver en la

Pared basáltica conocida como “Los Ladrillos”
Esta curiosa formación está ubicada a muy pocos kilómetros de Bajo Boquete en dirección a Alto Chiquero. El lugar es de fácil accesibilidad ya que una carretera asfaltada circula muy próxima al área donde se encuentra esta formación.

El magnetismo

Aproximadamente a tres kilómetros del corregimiento de Volcán, se encuentra un lugar conocido popularmente por el magnetismo que provoca en los automóviles que se estacionan allí. Pues, en caso de pararse en plena bajada, el vehículo empieza a retroceder como producto de la atracción que se genera en ese punto en concreto.
Se localiza en la misma carretera que conduce a Volcán y el lugar no está indicado por lo que muchos de los visitantes que pasan por allí cada día desconocen de este curioso fenómeno.

Autora:
Natalia Maravall
Escuela Politecnica Superior de Gandia
Investigación Final de Carrera
Asesor: Prof. Ariel R. Rodríguez Vargas
Centro de Estudios de Recursos Bióticos, Universidad de Panamá

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.