jump to navigation

Los chiricanos se quedan sin ríos febrero 15, 2009

Posted by BPP in Contaminación, hidroeléctricas, Recreación, Recurso Hídrico, Turismo.
Tags: ,
1 comment so far

El paso del Risacua fue alguna vez un populoso balneario

Los ríos chiricanos se quedan secos y solos

Los ríos en la provincia de Chiriquí necesitan una importante inversión para desarrollar el turismo interno.

PELIGRO. Los davideños dejan de ir a los ríos. Los consideran peligrosos por la influencia de hidroeléctricas y la contaminación. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Boris Gómez

Boris Gómez
DAVID, CHIRIQUÍ

nacionales@prensa.com

Virgilio González, el trabajador de una estación de combustible en la ciudad de David, dice que ha dejado de ir a su querido río Chiriquí.

“Uno no sabe cuándo el río va a crecer. Sucede de pronto, aunque estemos en el periodo seco. Es peligroso y temo que eso provoque una tragedia en la familia”, declaró González.

Él es parte de los miles de chiricanos que están dejando de ir a los ríos, ya sea por que están contaminados, por mínimo caudal, por falta de seguridad o por el peligro de crecidas.

La tendencia en Chiriquí es que las familias están comprando piscinas de plástico, las llenan cuando hay servicio de agua y se quedan en casa a refrescarse, dijo.

Los temores del trabajador son confirmados por el consultor ambiental Eberto Anguizola, quien llevó a cabo un estudio de las cuencas en Chiriquí en el año 2006.

Según Anguizola, González tiene razón de ser precavido. El río Chiriquí forma parte de la cuenca 108, que es la del río Caldera y a lo largo de su cauce hay tres importantes hidroeléctricas.

Esas hidroeléctricas represan el agua. Para generar la energía la pasan por turbinas y luego la liberan.

“Las empresas generadoras deben establecer sin fallos un sistema de alerta temprana para poner en aviso a todas las comunidades de que el caudal del río va a crecer”, opinó Anguizola.

Mientras tanto, el director regional de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), Harmodio Santamaría, señaló que investiga el caso.

“Sabemos que al momento de generar la energía se lleva a cabo la liberación de agua, pero entendemos que son volúmenes que no modifican tanto el caudal”, explicó.

Por su parte, el ambientalista Raúl Montenegro opinó que se debe analizar bien el problema de la liberación de las aguas.

“Cuando se libera agua sin avisar, todo lo que esté río abajo, corre peligro”, opinó Montenegro.

Sufre el turismo

El paso del Risacua (río David) fue alguna vez un populoso balneario, donde cientos de personas iban a divertirse los fines de semana. En aquellos años se decía que el foráneo que se bañaba en el famoso paso no volvía a su lugar de origen y se quedaba en Chiriquí.

Milagros Sánchez, historiadora davideña, señaló que hace unos 30 años se invirtió para que la gente lo visitara cada fin de semana, pero esos proyectos fracasaron.

“La vida de David estuvo unida como dos gemelos siameses a la pureza del río. En los años veinte del siglo pasado había un zarzo y hasta clubes de natación”, explicó Sánchez.

Pero hoy el paso está casi solitario. Algunos valientes se atreven desde el puente a pescar con cuerda, sin miedo a la contaminación.

“Ya no es recomendable bañarse por la contaminación. Se necesita un programa de manejo para recuperar el río”, declaró Eberto Anguizola.

Hay un crecimiento habitacional sin planificación en materia ambiental cerca de la cuenca del río Caldera, que tiene sub cuencas como la del río David y el Chiriquí. Lo antes posible se deben implementar acciones sobre este problema, declaró Anguizola.

El director de la Autoridad de Turismo, Erick Oribarra, acepta que los ríos necesitan inversión para desarrollar el turismo interno.

“Esperamos que el sector privado desarrolle proyectos turísticos en los ríos y para eso trataremos de hacer una campaña con las alcaldías”, dijo.

“Nosotros podemos conseguir fondos para infraestructura de balnearios, pero se tiene que organizar la comunidad que debe desarrollar y administrar los proyectos”, indicó Oribarra.

Anuncios

Gualaca sigue en la pobreza enero 6, 2008

Posted by BPP in hidroeléctricas.
Tags: ,
3 comments

Desarrollo. El distrito es sede de grandes proyectos hidroeléctricos, pero sigue siendo pobre.

Gualaca busca su propia fortuna

Pese a la poca capacidad económica existente en esta municipalidad, se prevén mejoras. Proyectos viales, edificios gubernamentales y el establecimiento de un vertedero vienen en camino.

ESPECIAL PARA LA PRENSA/E. Espinosa
INCERTIDUMBRE. El futuro no se vislumbra claro para una comunidad donde la pobreza rebasa el 30% de su población. Sin embargo, hay algunas luces de esperanza.

Eduardo E. Espinosa
GUALACA, Chiriquí

A pesar de que grandes proyectos hidroeléctricos tienen su sede en este distrito, el desarrollo económico sostenible del mismo aún es un sueño por alcanzar.

En este distrito se encuentran las empresas relacionadas a la producción de energía hidroeléctrica de los proyectos Estí y Fortuna y el lago y la reserva forestal del mismo nombre.

Muchas de las 8 mil 348 personas que habitan el distrito de Gualaca vieron en el desarrollo de varios proyectos hidroeléctricos la varita mágica que con varios toques podría convertirse en una cantera inagotable de empleos permanentes.

Los proyectos se desarrollaron y culminaron, y así mismo los puestos de trabajo fueron reduciéndose cada día.

Las empresas iniciaron la generación de energía eléctrica y la mayoría de los 35 millones de dólares anuales que pagan en impuestos fue a parar a las arcas nacionales.

Los distritos de Boquete y Gualaca, donde están establecidas, no reciben ninguna retribución por el uso de sus tierras y aguas.

En febrero de este año, los alcaldes de Boquete y Gualaca, Manolo Ruiz y José Luis Candanedo, respectivamente, solicitaron un 5% de los impuestos que pagan las empresas de electricidad a sus tesoros municipales, para solventar algunas de las necesidades prioritarias de estos distritos. Aún esperan la respuesta.

Pese a ello, Candanedo quiere desarrollar el distrito con lo que tiene a mano. Por ello se embarcó en grandes obras que le cambiarán la cara al distrito.

SITUACIÓN

Candanedo afirma que entre el 30% y 40% de la población del distrito padece de pobreza extrema, las vías de comunicación terrestre no son las mejores y hay necesidades apremiantes de salud, educación, entre otras.

Según el funcionario, las vías de comunicación de las zonas de producción están en muy mal estado. Entre estas están las de las comunidades de Los Ángeles, La Mina y Hornitos.

“Es un gran sacrificio el que realizan nuestros agricultores para sacar los productos a los mercados”, señala.

Mario Pitty, un productor de la región, opina que para desarrollar mejor la agricultura es indispensable el mejoramiento de las vías de acceso.

Los fondos para varias de las mejoras y construcciones que se están desarrollando, como el mejoramiento de las vías y la construcción de una nueva sede municipal, provienen de remanentes de los impuestos que pagó la empresa AES Panamá por el desarrollo del proyecto Estí.

El alcalde habló de la necesidad de crear un relleno sanitario de poca capacidad, debido a que en este distrito los volúmenes de basura y desecho sólidos que se generan no son excesivos.

“Desarrollaremos un programa de movilización de desechos y tierra para evitar cualquier tipo de contaminación” sostuvo.

Entre tanto, el Centro de Salud no posee la capacidad física, de personal humano y de equipo para atender adecuadamente a la población, y por ello necesita un apoyo urgente.

Algunos residentes se han decidido por generar sus propias soluciones para el desarrollo.

Félix Gutiérrez, presidente de la Cooperativa de Servicios Múltiples de Desarrollo Integral de Gualaca, expresó que actualmente está solicitando el apoyo financiero para desarrollar un programa de ecoturismo en el cual se verían beneficiadas varias comunidades del área.

Reinalda Rovira, vecina de la comunidad de Fortuna, se queja: “No es justo que aquí se produzca la mayor cantidad de energía eléctrica del país y aquí nos alumbramos con “guarichas” porqué no hay luz y los caminos son los peores del área”, denunció. Afirma, sin ocultar su pesadumbre, que en esta comunidad, “de fortuna solo ha quedado el nombre”.

La Prensa, 12 de junio de 2005.

Poco se beneficia Chiriquí de las hidroléctricas enero 6, 2008

Posted by BPP in Gualaca, hidroeléctricas.
1 comment so far

Chiriquí

Tierra de energía

La capacidad instalada de las plantas de generación térmica e hidráulica en Panamá suman unos mil 200 megawatts, de la cual un 47% es energía hidráulica

Boris Gomez
Especial para La Prensa
negocios@prensa.com

LA PRENSA/Archivo
El proyecto hidroélectrico Estí, diseñado por la empresa Skanska para AES Panamá, contempla una capacidad instalada de120 megavatios.

DAVID, Chiriquí -Las dos grandes generadoras de la provincia de Chiriquí, las hidroeléctricas Fortuna, S.A. y Estí, generan aproximadamente el 35% de la energía que consume el país.

Y aunque el aporte eléctrico de la provincia es considerable, su potencial de generación es mucho mayor, ya que existe una demanda por energía más barata y menos dependiente del petróleo.

Tanto Fortuna como Estí están ubicadas en el distrito de Gualaca. Fortuna es propietaria del 49% de las acciones de la hidroeléctrica Edwin Fábrega (HEF), y administradora de la planta de generación con capacidad para suplir 300 megavatios al sistema nacional, o 25% de la energía que mueve el país. Fortuna es una fusión de las empresas Hidro Quebec y El Paso, S.A. mientras que HEF recientemente cumplió 20 años de servicio en el mercado.

Por su parte, la hidroeléctrica Estí cuenta con una potencia de 120 megavatios, lo que representa un 10% del consumo eléctrico en Panamá.

Estí fue inaugurada en noviembre de 2003 bajo administración de la corporación AES Panamá, subsidiaria de la gigante estadounidense AES Corp., a un costo de más de 300 millones de dólares.

La capacidad instalada de las plantas de generación térmica e hidráulica en Panamá suman unos mil 200 megawatts, de la cual un 47% es energía hidráulica. El mayor consumo de energía se registra a eso de las 12 mediodía, cuando el consumo alcanza los 900 megawatts.

Además de las plantas de generación hidráulica instaladas, en el país existe un potencial hídrico que supera los 2 mil 400 megawatts, habiéndose identificado unos 589 megawatts en la provincia de Chiriquí.

“Creo que es el momento de invertir en otro gran proyecto”, dijo Jacques Lepage, gerente de operaciones de Fortuna, empresa que la semana pasada celebró su quinto aniversario de operaciones en Panamá.

La necesidad de aprovechar el recurso hídrico de Panamá para la generación eléctrica, especialmente tomando en cuenta el patrimonio natural chiricano, se remonta al año 70 con la crisis del petróleo en los mercados internacionales. Hoy día, aún existe el reto de reducir la dependencia sobre el costo del petróleo mediante un balance adecuado entre la producción hídrica y térmica en el país.

Una de las turbinas que forma parte del sistema de represas de la hidroeléctrica de Fortuna.

“La HEF ahorra cada año 40 millones de dólares en combustible y durante 20 años son unos 800 millones que no han salido del país”, dijo Lepage.

Según Enzo Polo, vicepresidente nacional de la Federación de Cámaras de Comercio de Panamá, en Panamá hay 45 promotores que esperan la aprobación de una ley de incentivos a la construcción de plantas generadoras de energía, 22 de los cuales se realizarían en Chiriquí.

Anualmente, el consumo de energía en la provincia de Chiriquí aumenta un 4%, o cuatro megavatios, de acuerdo con el vicepresidente nacional de Unión Fenosa, Ricardo Barranco.

“Si bien es cierto que se culminó el consumo importante de la empresa Skanska durante la construcción de Estí, ahora tenemos nuevamente a Petroterminal de Panamá que volvió a trasegar petróleo”, dijo Barranco, aludiendo a que la demanda en la provincia deberá permanecer dinámica durante los próximos años.

La Prensa, 18 de marzo de 2004.

Gualaca vive en la pobreza diciembre 16, 2007

Posted by BPP in Gualaca, hidroeléctricas.
1 comment so far

chiriquí. EL MUNICIPIO PIDE UN SUBSIDIO AL GOBIERNO NACIONAL.

Gualaca vive en la pobreza

Reinalda Rovira, moradora de Fortuna, señala que ‘de Fortuna ha quedado solo el nombre’.

En Gualaca existen 22 escuelas primarias, un colegio, un centro y dos puestos de salud.

ESPECIAL PARA LA PRENSA/Sandra Rivera
NECESIDAD. En toda la zona se puede observar viviendas humildes, con las mínimas condiciones de seguridad.

Sandra A. Rivera
GUALACA, Chiriquí

De los 8 mil 348 habitantes del distrito de Gualaca, el 60% de esta población, entre rural y urbana, vive en pobreza y pobreza extrema, lo que preocupa a las autoridades municipales, que solicitan al Gobierno Nacional un aumento en el subsidio de medio millón de dólares para cubrir las necesidades de salud, vivienda, carreteras y acueductos, entre otras.

Al entrar a la comunidad de Gualaca, lo primero que se observa es un poblado vacío, donde al parecer la gente llega al parque a pasar el rato, mientras otros laboran en el Municipio y en entidades gubernamentales.

Los pequeños productores se pueden ver en las esquinas tratando de vender su producción. Existen tiendas, bares, pequeños comercios y hasta una botica.

HIDROELÉCTRICAS

Pese a que este distrito cuenta con ríos muy caudalosos como el Chiriquí, Estí, Brazo de Hornito, Gualaca, Chorcha y Chorchita, y posee cuatro hidroeléctricas: La Estrella, Los Valles, Fortuna y Estí, que generan miles de dólares al Estado, a Gualaca no le llegan esos recursos, dijo el alcalde de esta región, José Luis Candanedo.

El alcalde señala que luego de terminado el Proyecto Estí, los ingresos del Municipio han disminuido y, por ende, el poder adquisitivo de los gualaqueños, razón por la cual está solicitando al Gobierno un aumento en el subsidio para poder afrontar las necesidades de la población.

Mencionó que el Estado le otorga 50 mil dólares al año en subsidios al Municipio, pero que no llenan las expectativas para poder dar una respuesta a las necesidades de la población en general.

“Nosotros solicitamos al Gobierno que nos aumente el subsidio a medio millón de dólares, porque el Municipio solamente recauda en impuestos 80 mil dólares, de los cuales 22 mil se usan para funcionamiento y lo que queda se tiene que repartir entre los demás corregimientos”, indicó.

DESNUTRICIÓN

Expresó que lo más preocupante es la pobreza, en donde existen áreas de difícil acceso, los caminos están muy malos y se le pide al Gobierno que apoye a los gualaqueños para que el otro año puedan tener un mejor desarrollo de su distrito.

Indicó que la pobreza es tan grande que algunas personas no tienen cómo mandar a sus hijos a la escuela, muchos comen una vez al día, lo que provoca que ciertos niños presenten altos grados de desnutrición.

Manifestó el alcalde que lo más lamentable es que el Municipio no puede recibir dinero de las empresas que tienen sus hidroeléctricas en el sector, porque el contrato no lo estipula, “por lo tanto, esta es una de las inquietudes que hemos presentado al Gobierno, porque no puede ser que un distrito que otorga gran parte de su potencial hídrico no pueda desarrollarse por falta de dinero”, dijo.

Producción

Candanedo indicó que el sector ganadero ha ido disminuyendo debido a que se han vendido las tierras para la creación de hidroeléctricas, pero también han bajado los ingresos de impuestos.

El distrito de Gualaca se encuentra ubicado a media hora del distrito de David, es un municipio subsidiado por el Gobierno, tiene una población de 8 mil 348 habitantes, y contempla cinco corregimientos: Gualaca cabecera, Hornito, Los Ángeles, Paja de Sombrero y Rincón.

Su producción agrícola se basa en la siembra y cosecha de arroz, marañón, guayaba, papaya, tomate, pimentón, aguacate y café. El sector pecuario y ganadero se encuentra en pequeña escala, y existen proyectos acuícolas en la cabecera del distrito. Cuenta con 22 escuelas, un colegio, un centro y dos puestos de salud.

Otro de los problemas es la falta de agua potable y de luz eléctrica, pese a que cuentan con una potabilizadora y se genera energía eléctrica.

MORADORES

Lisbeth Vega, una moradora de la comunidad de La Chichicosa, a cinco minutos del centro de Gualaca, está obligada a colar el agua de la toma que construyó su padre en uno de los brazos del río Estí, hace años, para limpiarla de las larvas de insectos y gusarapos que trae. También utiliza guaricha para alumbrarse.

Vega tiene que hervir el agua todos los días y su esposo limpia la toma cada dos semanas para poder obtener agua para el consumo.

Reinalda Rovira, vecina de la comunidad de Fortuna, se queja: “No es justo que aquí se produzca la mayor cantidad de energía eléctrica del país y aquí nos alumbramos con guarichas”.

La Prensa, 16 de diciembre de 2007.