jump to navigation

Gualaca sigue en la pobreza enero 6, 2008

Posted by BPP in hidroeléctricas.
Tags: ,
3 comments

Desarrollo. El distrito es sede de grandes proyectos hidroeléctricos, pero sigue siendo pobre.

Gualaca busca su propia fortuna

Pese a la poca capacidad económica existente en esta municipalidad, se prevén mejoras. Proyectos viales, edificios gubernamentales y el establecimiento de un vertedero vienen en camino.

ESPECIAL PARA LA PRENSA/E. Espinosa
INCERTIDUMBRE. El futuro no se vislumbra claro para una comunidad donde la pobreza rebasa el 30% de su población. Sin embargo, hay algunas luces de esperanza.

Eduardo E. Espinosa
GUALACA, Chiriquí

A pesar de que grandes proyectos hidroeléctricos tienen su sede en este distrito, el desarrollo económico sostenible del mismo aún es un sueño por alcanzar.

En este distrito se encuentran las empresas relacionadas a la producción de energía hidroeléctrica de los proyectos Estí y Fortuna y el lago y la reserva forestal del mismo nombre.

Muchas de las 8 mil 348 personas que habitan el distrito de Gualaca vieron en el desarrollo de varios proyectos hidroeléctricos la varita mágica que con varios toques podría convertirse en una cantera inagotable de empleos permanentes.

Los proyectos se desarrollaron y culminaron, y así mismo los puestos de trabajo fueron reduciéndose cada día.

Las empresas iniciaron la generación de energía eléctrica y la mayoría de los 35 millones de dólares anuales que pagan en impuestos fue a parar a las arcas nacionales.

Los distritos de Boquete y Gualaca, donde están establecidas, no reciben ninguna retribución por el uso de sus tierras y aguas.

En febrero de este año, los alcaldes de Boquete y Gualaca, Manolo Ruiz y José Luis Candanedo, respectivamente, solicitaron un 5% de los impuestos que pagan las empresas de electricidad a sus tesoros municipales, para solventar algunas de las necesidades prioritarias de estos distritos. Aún esperan la respuesta.

Pese a ello, Candanedo quiere desarrollar el distrito con lo que tiene a mano. Por ello se embarcó en grandes obras que le cambiarán la cara al distrito.

SITUACIÓN

Candanedo afirma que entre el 30% y 40% de la población del distrito padece de pobreza extrema, las vías de comunicación terrestre no son las mejores y hay necesidades apremiantes de salud, educación, entre otras.

Según el funcionario, las vías de comunicación de las zonas de producción están en muy mal estado. Entre estas están las de las comunidades de Los Ángeles, La Mina y Hornitos.

“Es un gran sacrificio el que realizan nuestros agricultores para sacar los productos a los mercados”, señala.

Mario Pitty, un productor de la región, opina que para desarrollar mejor la agricultura es indispensable el mejoramiento de las vías de acceso.

Los fondos para varias de las mejoras y construcciones que se están desarrollando, como el mejoramiento de las vías y la construcción de una nueva sede municipal, provienen de remanentes de los impuestos que pagó la empresa AES Panamá por el desarrollo del proyecto Estí.

El alcalde habló de la necesidad de crear un relleno sanitario de poca capacidad, debido a que en este distrito los volúmenes de basura y desecho sólidos que se generan no son excesivos.

“Desarrollaremos un programa de movilización de desechos y tierra para evitar cualquier tipo de contaminación” sostuvo.

Entre tanto, el Centro de Salud no posee la capacidad física, de personal humano y de equipo para atender adecuadamente a la población, y por ello necesita un apoyo urgente.

Algunos residentes se han decidido por generar sus propias soluciones para el desarrollo.

Félix Gutiérrez, presidente de la Cooperativa de Servicios Múltiples de Desarrollo Integral de Gualaca, expresó que actualmente está solicitando el apoyo financiero para desarrollar un programa de ecoturismo en el cual se verían beneficiadas varias comunidades del área.

Reinalda Rovira, vecina de la comunidad de Fortuna, se queja: “No es justo que aquí se produzca la mayor cantidad de energía eléctrica del país y aquí nos alumbramos con “guarichas” porqué no hay luz y los caminos son los peores del área”, denunció. Afirma, sin ocultar su pesadumbre, que en esta comunidad, “de fortuna solo ha quedado el nombre”.

La Prensa, 12 de junio de 2005.

Anuncios