jump to navigation

Historia de la Caravana Chiricana a la Zona del Canal en 1959 junio 15, 2012

Posted by BPP in Chiriquí.
add a comment

 UNIVERSIDAD DE PANAMÁ

INSTITUTO DEL CANAL Y ESTUDIOS INTERNACIONALES

DEPARTAMENTO DE ESTUDIOS HISTORICOS

CARAVANA CHIRICANA A LA ZONA DEL CANAL

DEL 28 DE NOVIEMBRE DE 1959

 GILBERTO MARULANDA

 2002

PREÁMBULO

Los acontecimientos más importante de la historia Republicana han estado vinculados a la lucha por la reconquista de la plena soberanía de Panamá sobre la totalidad de su territorio. En este escenario, la historiografía panameña ha recogido gran cantidad de información sobre estos hechos, firma de convenios, Tratados, manifestaciones, protestas y hasta enfrentamientos entre el ejercito de los Estados Unidos y civiles panameños. Sin embargo, lo documentado, estudiado y escrito, en un 95 % se refieren a acontecimientos protagonizados en las ciudades terminales de Panamá y Colón.

El presente trabajo, basado fundamentalmente en fuentes primarias, tiene el objetivo central de estudiar la “Caravana Chiricana a la Zona del Canal del 28 de noviembre de 1959”, sus antecedentes y aspectos relevantes, igual que elaborar una bibliografía que sirva de base para la ampliación de este avance de investigación. Con este trabajo quiero demostrar que independientemente de la distancia física del enclave colonial, en el interior del país se dieron manifestaciones antiimperialistas y de defensa a la soberanía de Panamá en la Zona del Canal, la Caravana Chiricana a la Zona del Canal el 28 de noviembre de 1959 es prueba de ello.

Durante las décadas de los años 1940, 1950 y 1960 se dieron las más importantes movilizaciones populares en defensa de la soberanía de la República de Panamá, sobre la Zona del Canal, gracias a la fundación y beligerancia de la Federación de Estudiantes de Panamá (FEP) y sus dos componentes: la Unión de Estudiantes Universitarios (UEU) y la Unión de Estudiantes de Secundaria (UES), sindicatos, gremios profesionales junto a muchas otras organizaciones de la sociedad civil, las cuales constituyeron la vanguardia de lucha contra el enclave colonial.

Muestra de lo anterior fueron las heroicas jornadas de los años 1947(rechazo al convenio Filos Hines), 1958 (siembra de banderas), 1959 (del 3 de noviembre y la jornada patriótica de 28 del mismo mes). Sin lugar a dudas, estos acontecimientos históricos se consideran antecedentes de los sangrientos sucesos del 9 de enero de 1964.

Son muchos los autores que han estudiado los hechos arriba mencionados. Se han escrito cientos de artículos, ensayos, libros y textos describiendo, analizando y hasta interpretando las causas, hechos y consecuencias de los mismos. Pese a ello, se ha obviado profundizar en algunos pasajes histórico-geográficos, quizás por haberse realizado en lugares distantes al centro del poder estatal o las ciudades terminales. Nos referimos en esta ocasión a la “Caravana Chiricana a la Zona del Canal” la cual llegó a la capital de la nación el 28 de noviembre de 1959.

Pocos son los investigadores que mencionan aspectos relacionados a la caravana organizada en la provincia de Chiriquí a fines del año 1959, a pesar de ser la primera caravana conocida que se registró durante la primera mitad de este siglo para reivindicar la legítima propiedad de Panamá sobre la franja canalera. Como testimonio de este acontecimiento podemos citar al periodista Gregorio Ortega, quien en La Habana, Cuba, en el año de 1961 publicó una obra titulada Panamá, en la que describe la situación política, social y económica del Istmo de Panamá, en especial de la provincia chiricana. Aquí aparece su testimonio con relación a los hechos de noviembre de 1959 y la Caravana Chiricana a la Zona del Canal.

  1. ANTECEDENTES DE LA CARAVANA CHIRICANA DE 1959.

La década de 1950, se caracterizó por la avanzada revolucionaria en América Latina; los movimientos guerrilleros se fortalecieron y amenazaron con la toma del poder en varios países. Esto, como un eslabón más de la guerra fría y la lucha bipolar entre los Estados Unidos y la Unión Soviética. Panamá no escapó a esta situación; lo comprueban los alzamientos guerrilleros en Boquete, Cerro Tute, Salud, Santa Clara y el conocido desembarco de revolucionarios cubanos en Nombre de Dios. Estos eventos mantuvieron en alerta al Imperialismo Norteamericano que vio con preocupación las reclamaciones beligerantes del pueblo panameño, sobre todo por su cercanía a la Zona del Canal.

A su vez los gobernantes panameños, dentro del tono de prudencia que los caracterizó, insistían por medio de la vía diplomática, en las justas reclamaciones del Estado panameño en tribunas nacionales e internacionales. Como ejemplo podemos citar las palabras del Vicepresidente de la República Don Temístocles Díaz quien expresó el 20 de octubre de 1959 en Río de Janeiro las siguientes palabras:

“… aunque no se desea “emplear la violencia en el asunto”, es nuestro deseo de transformar el Canal en fuente de ingreso nacional, como Egipto hizo con el Canal de Suez”. 1

Durante casi medio siglo, los diferentes gobiernos de Panamá negociaron con los norteamericanos concesiones, más que todo de carácter económicos, lo que se refleja en los diferentes tratados y acuerdos firmados entre ambos países durante la primera mitad del siglo XX. Esta situación variará significativamente cuando el movimiento popular, ya maduro, le arrebatará a las clases dominantes la iniciativa sobre el tema de la soberanía panameña sobre la Zona del Canal. Serán los estudiantes, profesionales, obreros e intelectuales quienes militantemente abordarán el tema, no desde una sesgada postura economicista, sino del derecho soberano de la República de Panamá sobre todo su territorio nacional. Surgen las voces que exigen izar la bandera panameña en todos los sitios públicos de la Zona del Canal, en donde ondee la bandera de los Estados Unidos.

El 2 de mayo de 1958 el Comité Central Ejecutivo de la Unión de Estudiantes Universitarios (U.E.U) dirigido por los estudiantes Carlos Arellano Lennox, Julio Rovi y Eduardo Miró, entre otros, organizaron la Operación Soberanía. Esta manifestación patriótica consistió en la colocación de 75 banderas panameñas en diferentes lugares dentro de la Zona. La Operación Soberanía la ejecutaron 22 estudiantes universitarios (18 varones 4 mujeres) y fue realizada bajo las más estrictas medidas de seguridad, en momentos que los policías zoneitas cambiaban de turno.

La policía zoneita se limitó a recoger todas las banderas colocada por los jóvenes en puntos estratégicos de la Zona, no obstante, las banderas fueron devueltas a Panamá. La Unión de Estudiantes Universitarios organizó el día siguiente, 3 de mayo de 1958 una manifestación que recorrió desde el Parque Porras hasta la Presidencia de la República, donde se entregaron los pendones devueltos. Ernesto de la Guardia prometió entonces a los manifestantes iniciar gestiones diplomáticas tendientes a permitir izar la bandera panameña en la Zona del Canal.

La Operación Soberanía fue el eslabón inicial de una serie de protestas en la Zona, durante los años 1958 y 1959 donde el principal protagonista fue la Bandera panameña. Las de mayor importancia fueron las del 3 y 28 de noviembre de 1959, en cuyo escenario participaran los chiricanos.

El 3 de noviembre de 1959, en la celebración del cincuenta y seis aniversario de vida republicana, se organizaron marchas de protestas contra el enclave colonial.

El grupo principal de manifestantes estaba integrado por figuras públicas de la talla del exCanciller y diputado a la Asamblea Nacional Aquilino Boyd, los Catedráticos Julio Linares, Ernesto Castillero Pimentel y el historiador Ernesto Castillero Reyes; desplegaron banderas panameñas en varios sitios de Balboa y el Paseo del Prado, pese a que su protesta era pacífica, fueron dispersados por la policía con bombas lacrimógenas y chorros de agua. Al difundirse la noticia de la represión de los panameños por la policía, miles de panameños se abalanzaron a los límites de la Zona del Canal o en la avenida de los Mártires, llamada para aquel entonces 4 de Julio. Los manifestantes ingresaron a la Zona gritando consignas anti-imperialistas, portando pancartas y la enseña tricolor. Estos acontecimientos se iniciaron a partir de las 11:15 a.m. Como era de esperarse, la multitud fue reprimida por la policía norteamericana a la altura de la Avenida Tívoli. Los manifestantes se replegaron hacia el Palacio Legislativo para reorganizarse y retomar la ofensiva.

La Policía Militar del Ejército EE. UU instalado en la Zona del Canal entró en acción a las 12:55 p.m. seguidas por un batallón de paracaidistas armado con bazucas, ametralladoras y bayonetas caladas. A esta hora se habían lanzado cientos de bombas lacrimógenas, perdigones y chorros de agua. Mientras transcurría la represión armada contra el pueblo, creció el espíritu combativo de los manifestantes. El ataque de los militares contra la población desarmada provocó que la furia de ésta se dirigiera contra empresas y bienes de los Estados Unidos en el centro de la ciudad capital. Podemos resaltar los siguientes incidentes:

*Se rompió la bandera norteamericana ubicada en la embajada de los Estados Unidos.

*Se lanzaron piedras a la Embajada de los Estados Unidos.

*Se incendiaron varios automóviles con placa de la Zona del Canal.

*Fueron destruidos las oficinas, depósitos y vagones de la Compañía del Ferrocarril Transísmico.

*Fueron destruidas las vidrieras del Chase Manhattan Bank, la empresa eléctrica Fuerza y Luz y de la Compañía Chiriquí Land Company, al igual que varios automóviles de las mismas empresas que laboraban en la Avenida Central.

Durante toda la tarde de ese día, se dieron fuertes choques entre los norteamericanos y los panameños. El ejército zoneíta ya había colocado nidos de ametralladoras a lo largo de la línea limítrofe entre la ciudad de Panamá y la Zona del Canal.

La multitud enardecida se vio forzada a detener sus acciones de protestas producto de la intervención directa de la Guardia Nacional, cuyo mando superior envió pelotones de policías, tanto de caballería como motorizados para contener a la multitud, lo cual lograron mediante arrestos y represión directa.

El resultado de estos hechos de violencia fue de 64 panameños heridos y 5 detenidos en la Zona. Por parte de los estadounidenses hubo más de 45 heridos, entre policías y bomberos.2 Como consecuencia de los acontecimientos del día 3 de noviembre, Estados Unidos y Panamá mantuvieron un cruce de notas, no tan cordiales, descrito de la siguiente manera por los Profesores Araúz y Pizzurno “: …el Embajador Julián F. Harrington elevó nota de protesta al Canciller panameño Miguel Moreno. Enuncio, igualmente, los daños ocasionados a la Oficina del Servicio de Información de Estados Unidos. Según Harrington, tales actos ponían ” en serio peligro las buenas relaciones existentes” entre los dos países. Al contestar al diplomático norteamericano, el Ministro de Relaciones Exteriores de Panamá recordó que los actos acaecidos frente a la Embajada estadounidense habían sido precedidos por hechos análogos ejecutados con la bandera panameña en la Zona del Canal. En consecuencia el gobierno de Panamá lamentaba los acontecimientos denunciados por Harrington y sostuvo que de ninguna manera podía prohijar ni aprobar actos como los que motivaron la queja. Pero al mismo tiempo, protestaba por los hechos injustificables perpetrados por la policía y las fuerzas armadas de los Estados Unidos contra los panameños en el límite de la Zona del Canal”.3

La cita presentada anteriormente, extraída de la obra ESTUDIO DEL PANAMA REPUBLICANO, de los profesores Celestino Araúz y Patricia Pizzurno, es bastante explícita al mostrar el nivel de comunicación entre el gobierno panameño y el embajador estadounidense luego de los incidentes del 3 de noviembre, el cual ha sido catalogado como uno de los más graves de nuestra vida republicana.

Tal nivel de preocupación, causó las manifestaciones del 3 de noviembre y la efervescencia nacional de los panameños que días después, llegó a nuestro país el Subsecretario de Estado de los Estados Unidos, Sr. Livingston J. Marchat, en representación del gobierno de Washington, para dialogar con el Presidente panameño Ernesto de la Guardia. Esta visita tuvo el objeto de restaurar las buenas relaciones entre los dos países, al igual que comprometer a las autoridades panameñas para evitar nuevos brotes de violencia, similar a los del día 3 de noviembre, situación que pudiese crear la inestabilidad de la franja canalera, en especial el 28 de noviembre, fecha en la cual Panamá celebraba sus 135 años de Independencia de España.

A su partida, el Subsecretario de Estado declaró que los Estados Unidos reconocían, “la soberanía titular de Panamá en la Zona del Canal“. Esta declaración produjo la indignación de amplios sectores de la sociedad panameña y del gobierno central.

Los sucesos del 3 de noviembre de 1959, constituyeron los antecedentes más inmediatos de la Caravana Chiricana a la Zona del Canal del 28 de noviembre de 1959, confirma esta aseveración el diario La Critica del día 9 de noviembre del mismo año, el cual publica noticia sobre los preparativos de esta manifestación anticolonialista.

II LA CARAVANA CHIRICANA DEL 28 DE NOVIEMBRE DE 1959.

Tal cual lo suponían las autoridades estadounidenses y panameñas, el nivel de disgusto e inconformidad del pueblo panameño, era suficiente para que el día 28 de noviembre se repitieran los sucesos del 3 de noviembre. Muestra de esta situación fue la convocatoria realizada en la provincia de Chiriqui, por diferentes organizaciones para realizar una caravana a la Zona del Canal el mismo 28 de noviembre. Sobre este acontecimiento recogemos la siguiente información brindada por el Dr. Alberto Mckay, en un avance de investigación:

En esta ocasión el foco del nacionalismo se encendió en Chiriquí, provincia en la que se organizó una caravana de ómnibus hacia Panamá, con el fin de penetrar en la zona del Canal el 28 de noviembre de 1959. A esta operación se sumaron grupos de Veraguas, Los Santos, Herrera y Coclé”.4

Ante los inminentes actos de protestas sobre la Zona del Canal, sectores más conservadores organizaron una gran concentración patriótica por la “Reafirmación de nuestra Soberanía”, el 28 de noviembre en la Francisco Arias Paredes. Inicialmente fue convocada por el Consejo General Universitario y secundada por la Asamblea Nacional. Igualmente acordaron participar gremios empresariales, profesionales, intelectuales y obreros. El jueves 26 de noviembre, a las 7:00 p.m., el Presidente de la República se dirigió al país en cadena nacional desde el Palacio de las Garzas, acompañado por más de doscientas personas. En esta intervención hizo un llamado al país a “confiar en el sentido de justicia de los más altos dirigentes de los Estados Unidos”, además de pronunciarse contra toda acción violenta, resaltando que la bandera patria no debía “ser llevada a empujones o en otra forma que permita dudar de lo legítimo o razonable que es para ella ondear en ese territorio”.5Al final de su intervención pidió cordura y apeló al buen sentido del pueblo.

La posición de la Comisión Organizadora de la Concentración Patriótica no se alejaba de la postura de gobierno. El diario Crítica recogió las siguientes declaraciones en conferencia de prensa convocada por este organismo:

“… No se trata de una marcha sobre la Zona del Canal, sino de una gran muestra a los Estados Unidos y a la opinión pública mundial de la unidad de todos los panameños en su lucha por reivindicar sus derechos y llevar al plano de las realizaciones las legítimas aspiraciones nacionales.”6

Los comisionados, hacían énfasis en no penetrar en la Zona del Canal. Era obvio que para ello se habían organizado los actos oficiales para el día 28 de noviembre lo más alejado posible de la línea limítrofe, al igual que el programa, circunscrito a largos discursos solamente. Entre los oradores designados para intervenir en esta fecha tenemos: Don Alberto Quirós Guardia en representación del Frente Cívico Nacional, al Dr. César A. Quintero por la Universidad de Panamá, Hector Peñalba en representación de los estudiantes y, como orador de fondo, el Canciller de la República, Lcdo. Miguel Moreno.

Mientras que en la capital el gobierno se preocupaba por aminorar el fervor de los ciudadanos con la organización de la “Gran Concentración Patriótica”, en David, Provincia de Chiriquí, proseguía la organización de la “Caravana hacia la Zona del Canal”. Los encargados de la actividad informaban en conferencia de prensa, a periodistas de medios nacionales e internacionales, que la salida de la Caravana estaría precedida de un acto en el Parque Cervantes, el viernes 27 a las tres de la tarde, de la misma forma que confirmaban la inscripción de unas 200 personas y 25 autos en la actividad. Sobre el particular el diario Critica del 26 de noviembre informaba:

“Representantes de todas las capas sociales de la altiva provincia chiricana formarán parte de la caravana que vendrá a la capital con el objeto de reafirmar, una vez más, nuestra soberanía sobre la Zona. Informes ulteriores indican que fuerzas vivas de otras partes del interior del país así como de las ciudades de Panamá y Colón se unirán a la marcha chiricana a lo largo de su histórico trayecto, a efecto de entrar conjuntamente el día 28 en horas de la mañana a la Zona del Canal de Panamá y enseguida a la ciudad capital.”7

El día jueves 26 de noviembre, partió desde la provincia de Chiriquí hacia la ciudad de Panamá el dirigente estudiantil Alfonso Alvarado, con la finalidad de reunirse con miembros de la Unión de Estudiantes Universitarios (UEU) para coordinar la llegada de la Caravana y el hospedaje de los participantes.8 Una representación de la Comisión Organizadora de la Gran Concentración, recibiría a los interióranos en Arraiján con el fin de darles instrucciones para evitar confrontaciones a su paso por la Zona del Canal.

El profesor Rafael Moscote, Presidente de la Comisión Organizadora de la Gran Concentración, envío nota al Gobernador de la Zona del Canal, William E. Potter, anunciándole el paso de la Caravana interiorana. En tal sentido reproducimos extracto de la respuesta del Gobernador Potter al Profesor Moscote:

“…”en contestación a su carta de fecha 26 de noviembre aseguro a usted que las personas y vehículos que, por venir del interior a la ciudad de Panamá, transiten en un plan pacífico y en forma ordenada, a través de la Zona del Canal se les brindará, como siempre, el uso pleno y sin estorbos del derecho de tránsito sujeto, naturalmente a los reglamentos sobre el particular y a las otras leyes aplicables en la Zona del Canal”. Ningún suceso lamentable ocurrirá por falta de “una actitud ecuánime y de tacto” departe de las autoridades zoneítas.

Me complace reconocer sus intenciones y esfuerzos por evitar incidentes con la Zona del Canal. Desde que está fuera de mi alcance permitir manifestaciones en este aspecto confiado, que nuestras relaciones con Panamá no serán entorpecidas por incidentes en los límites de la Zona con la ciudad capital”. “9

Esta misiva muestra la preocupación tanto de autoridades panameñas como norteamericanas por el posible resurgimiento de enfrentamientos violentos sobre la Zona del Canal.

Fueron varios los medios de comunicación que cubrieron los acontecimientos en la Provincia de Chiriquí, entre los cuales podemos mencionar los siguientes: el Radio periódico Voz Democrática, se encargó de la cobertura su propio Director el Sr. Mariano Ramírez; el Panamá América, el Periódico La Revolución, órgano informativo del Movimiento 26 de Julio de Cuba y sus dos enviados los periodistas: Alberto Díaz y Gregorio Ortega. Además, se conoce que a su llegada al corredor de libre tránsito la Caravana fue fotografiada por prestigiosas revistas tales como: Bohemia, Life y Carteles”.10

El Panamá América del 27 de noviembre de 1959 confirma en primera plana la realización de la Caravana. Para este día los inscritos en esta actividad patriótica sumaban unas 300 personas y 30 automóviles. El éxito de esta manifestación estaba garantizada.

La clase dominante pedía cordura y abogaba por la celebración de un 28 de noviembre con civismo y reflexivo, a la vez que rechazaba cualquier brote de violencia que trastocara el esplendor de los eventos en conmemoración de tan importante fecha.

Durante la mañana del 28 de noviembre se produjo un mitin en el Parque de Santa Ana en donde participaron obreros y estudiantes. Los oradores arengaban a los presentes con fogosos discursos cargados de emotividad nacionalista. Caída la tarde, se fueron concentrando miles de panameños y panameñas en la histórica Plaza Francisco Arias Paredes, ubicada en “La Exposición”. Los asistentes eran unas diez mil personas, entre empleados de gobierno, universitarios, empresarios, desempleados y trabajadores del sector privado.

El matiz de esta concentración era totalmente opuesta a la vivida en horas tempranas en Santa Ana. Las diferentes intervenciones seguían el patrón del tono mesurado del mensaje presidencial, siendo claro que la intención real del acto era evitar que el pueblo se desbordara a la Zona del Canal. Pero, de repente, se rompió la sobriedad del acto con la entrada de los manifestantes chiricanos gritando consignas, anticolonialistas y anti-imperialistas.

El periodista Gregorio Ortega, en su ensayo sobre los acontecimientos del 28 de noviembre de 1959, describe a los chiricanos de la siguiente forma:

“Era un tumulto de jóvenes de piel atizada, piel reseca por el sol de los bananales y los cafetales, por el sol de las tierras boscosas y enmarañadas donde el único medio de transporte es la piragua que desciende por los torrentes. Allí estaban los rostros de los indios guaimíes que habíamos visto en las plantaciones de la Chiriqui Land Company, los rostros de los mestizos de Puerto Armuelles, de los estudiantes de David.”11

Entre las consignas que interrumpieron tan solemne ceremonia gubernamental estaban:

* ¡A LA ZONA!.

* ¡BASTA YA DE DISCURSOS BOMBEROS!.

* ¡GO HOME, YANKEE!.

* ¡NO MÁS UNITED FRUIT, NO MÁS BASES!.

* ¡DEMOCRACIA U.S.A. DEMOCRACIA DE TIRO Y GASES!.

* ¡NO AL ROBO DEL PETROLEO VENEZOLANO!.

*¡QUEREMOS RELACIONES CON TODOS LOS PAÍSES DEL MUNDO!.

*¡ QUEREMOS RELACIONES CON LA UNION SOVIÉTICA!.

El contenido de las consignas claramente define el carácter de los manifestantes, un claro corte latinoamericanista, nacionalista y

antiimperialista. Probablemente influenciado por los sucesos revolucionarios en Cuba y de otros países. No hubo duda sobre la convicción de los chiricanos de ser escuchados.

No era posible que luego de más de 15 horas de camino y tras recorrer aproximadamente 300 millas de David a la capital no le cedieran el uso de la palabra. Tal fue el impacto de la entrada a escena de los chiricanos que se tuvo que romper el protocolo y darle la palabra a Abdiel Pérez, Profesor de Matemática del Colegio Felix Olivares de David. El profesor Pérez aprovecho la oportunidad para fustigar la política colonialista de los Estados Unidos sobre los países débiles y, sobre todo, reafirmó el legítimo derecho de Panamá sobre la Zona del Canal.

Luego de la breve intervención se retornó al orden diseñado originalmente, el Ministro de Relaciones Exteriores Miguel Moreno leía su discurso, pese a ello ya nadie escuchaba las palabras de la tarima. Seguidamente se escucho una voz que pronto se generalizo “¡A LA ZONA!”, ” ¡ A LA ZONA!”,. G. Ortega, testigo presencial de este hecho, lo relata así:

“De las viejas casas de inquilinato, colmenas ruidosas construidas “en tiempos del Canal Francés”, brotaban enjambres de hombres, mujeres y niños que se sumaban al torrente impetuoso. La gente saltaba de las “chivas” y engrosaba la manifestación,…”12

Para esta hora de la tarde toda la línea limítrofe entre la Zona del Canal y la ciudad de Panamá, estaba alambrada y protegida por los

militares estadounidenses. Adicional a esto, la Guardia Nacional se convirtió en otro obstáculo para los manifestantes ya que como en otras ocasiones, interfería en las manifestaciones nacionalistas del pueblo. Al parecer, daba frutos la visita oficial del Subsecretario de Estado de los Estados Unidos.

Los oficiales de la Guardia Nacional encargados de evitar el enfrentamiento entre los panameños y el ejército norteamericano eran los Capitanes Hurtado, Torrijos Herrera y Mata.

Los manifestantes bloquearon las calles aledañas al límite con la Zona del Canal, además de apedrear las vidrieras de las transnacionales norteamericanas tales como: el Chase Manhattan Bank, Agencia Naviera Boyd Brother, All American Cables & Radio y la Chiriqui Land Company. El enfrentamiento se prolongó hasta altas horas de la noche cuando aún los panameños enarbolaban la bandera nacional.

El Hospital Santo Tomás recibió gran cantidad de heridos, tanto por las bombas lacrimógenas como por golpes propinados por los norteamericanos. De parte del Ejercito zoneíta se conoció de cerca de diecinueve (19)soldados heridos.

En la tarde del 29 de noviembre regresaron a David en varios grupos los chiricanos que participaron de la Gran Caravana. En los limites de la Zona, específicamente en el Chorrillo, la Guardia detuvo al ciudadano Edgar Valenzuela quien intentó pasear la bandera panameña en territorio de la Zona cuando se disponía regresar al interior del país.

En el puente de Miraflores se bajaron del autobús otro grupo de chiricanos y caminaron por el puente portando la enseña patria. De inmediato llegaron los policías zoneitas, sin embargo, los chiricanos ya habían partido rumbo a su provincia.

El diario Crítica del 30 de noviembre de 1959, elogiaba a los chiricanos publicando en su contraportada: “CUMPLIERON JURAMENTO LOS PATRIOTAS CHIRICANOS”, “GRAN RECIBIMIENTO EN DAVID”, informaba sobre la partida de los chiricanos a su provincia, al igual que los preparativos en David para homenajear y recibir a los chiricanos que viajaron a la ciudad capital para pasear la bandera nacional sobre la Zona del Canal.

III. CONCLUSIONES

Los sucesos de los días 3 y 28 de noviembre de 1959, dieron a conocer al mundo el problema no sólo de la bandera panameña en la Zona del Canal, sino el problema de la soberanía de la República de Panamá sobre esta franja del territorio nacional.

La demostración de los interioranos de recorrer casi la totalidad del territorio istmeño con el fin de enarbolar la enseña tricolor en la Zona del Canal el 28 de noviembre de 1959, representó un ejemplo de lucha para las venideras generaciones y destacó el patriotismo de los chiricanos. Con este hecho los chiricanos consagraron en las páginas de nuestra historia nacional los esfuerzos y aportes del interior del país, en la lucha por la descolonización de Panamá y la administración plena de la vía interoceánica, lo cual se logró gracias a estas jornadas de luchas, a la unidad del pueblo, y el apoyo internacional solidario, entre otros significados.

Los hechos de noviembre de 1959 se convertirían en los antecedentes históricos más inmediatos a los sucesos del 9 de enero de 1964, en el cual se derramó la sangre heroica de cientos de panameños y se entrego al altar de la patria la vida de veintiún (21) compatriotas, hombres y mujeres.

Nuestra obligación como historiadores es el de investigar y profundizar sobre hechos de trascendencia como la “Caravana Chiricana a la Zona del Canal”, la cual, por diversas circunstancias no ha generado el interés de los estudiosos de nuestra historia republicana, sobre todo los especialistas en las relaciones entre Panamá y los Estados Unidos de Norteamérica.

BIBLIOGRAFÍA

LIBROS:

  1. ARAÚZ, CELESTINO Y PIZZURNO PATRICIA: Estudio sobre el Panamá Republicano 1903 – 1989, Edit. Manfer S.A. Colombia 1996.

  1. MCKAY, ALBERTO: Avance de Investigación, Instituto del Canal, Universidad de Panamá, Julio de 2000.

  1. ORTEGA, GREGORIO: Panamá, Ediciones Sociales, La Habana, Cuba 1961. 142 Páginas.

  1. ORTEGA, GREGORIO Y V. ARAÚZ: Bases no, Yankee Go Home, Soberanía Total. En Defensa de los Mártires. Imprenta Siglo XXI, Panamá 1981. 36 Páginas.

DIARIOS:

  1. Diario CRÍTICA: A las tres de la tarde saldrán de David, el 27. Miércoles 25 de noviembre de 1959. Págs. 1.

  1. Diario: CRÍTICA Avanzara desde Chiriquí marcha de reafirmación de soberanía en la Zona”. Jueves 9 de noviembre de 1959. Págs. 1 y 7.

  1. Diario CRÍTICA: Manifestación pacifica y ordenada”. Jueves 26 de noviembre de 1959. Págs. 1 y 11.

  1. Diario CRÍTICA: El país se moviliza: para la manifestación del 28 de Reafirmación de Nuestra Soberanía. Viernes 27 de noviembre de 1959. Págs.1 y 13.

  1. Diario CRÍTICA: La Asamblea va a la Manifestación. Viernes 27 de noviembre de 1959. Págs. 1.

  1. Diario CRÍTICA: En la Manifestación de hoy: Unidad y Civismo frente a Estados Unidos. Sábado 28 de noviembre de 1959. Págs. 5.

  1. Diario CRÍTICA: Millares de panameños se congregaron en la tarde del sábado en Plaza Francisco Arias Paredes. Lunes 30 de noviembre de 1959. Págs. 1.

  1. Diario CRÍTICA: Cumplieron juramento los patriotas chiricanos, Gran recibimiento en David. Contra portada y Págs. 11.

  1. Diario LA HORA: Bombas y balas contra piedras. Miércoles 4 de noviembre de 1959. Págs. 2.

  1. Diario LA HORA: 62 heridos; 17 están hospitalizados. Miércoles 4 de Noviembre de 1959. Págs. 3.

  1. Diario LA HORA: Se trataba de un desfile pacifico pero no se quiso entender esto”. Miércoles 4 de noviembre de 1959. Págs. 6 y 7.

  1. Diario LA HORA: ! La marcha va… ¡, Pero pacifica y hacia la Cancillería. Jueves 26 de noviembre de 1959. Págs. 1.

  1. Diario LA HORA: Mientras los gringos se encierran Panamá alistándose para mitin. Jueves 27 de noviembre de 1959. Págs. 1

  1. Diario LA HORA: Ordenes de disparar tenían los soldados zoneitas el sábado. Lunes 30 de noviembre de 1959. Contra portada.

  1. Diario LA HORA: Aseguran manifestantes… El Pollo Arosemena no quería que chiricanos hablaran en el mitin. Miércoles 3 de diciembre de 1959. Págs. 12.

  1. Diario LA HORA: Dice Pollo Arosemena… Peñalba Arremetió contra la unidad nacional el 28. Miércoles 9 de diciembre de 1959. Págs. 21.

  1. Diario EL PANAMÁ AMÉRICA: Firme protesta de pueblo y gobierno, se contesta también la nota de los Estados Unidos. Miércoles 4 de noviembre de 1959. Págs. 1.

  1. Diario EL PANAMÁ AMÉRICA: Encuentros de la Fuerza Armada de los EE.UU. y grupos panameños. Miércoles, 4 de noviembre de 1959. Págs. 8 y 9. (fotos: Cabredo y Mendoza.)

  1. Diario EL PANAMÁ AMÉRICA: Relación gráfica de los últimos acontecimientos. Jueves, 5 de noviembre de 1959. Págs. 4. (fotos: Cabredo y Mendoza).

  1. Diario EL PANAMÁ AMÉRICA: La Universidad convoca a una reunión pacifica y ordenada. Miércoles, 25 de noviembre de 1959. Págs. 1.

  1. Diario EL PANAMÁ AMÉRICA: Mañana sale de David la Gran Caravana Patriótica. Jueves 26 de noviembre de 1959. Págs. 1.

  1. Diario EL PANAMÁ AMÉRICA. Declaraciones de Mariano Rodríguez sobre la Marcha. Lunes 30 de noviembre de 1959. Págs. 1 y 18.

REVISTAS:

27. Revista LIFE: El problema de la bandera en la Zona del Canal origina reuniones diplomáticas. EE.UU. Edición en español. Diciembre 1959. Págs. 14, 15, 16, 17.

1 G. ORTEGA y V. ARAUZ. Bases no,yanki go home, soberanía total. En defensa de los Mártires; Imp. Siglo XXI, Panamá 1981, pag. 21-22.

2 Diario EL PANAMÁ AMÉRICA: Firme protesta de pueblo y gobierno, se contesta también la nota de los Estados Unidos. Miércoles 4 de noviembre de 1959. Págs. 1.

3 ARAUZ, CELESTINO Y PIZZURNO, PATRICIA: Estudio Sobre el Panamá Republicano, Edit. Manfer. S.A. Colombia 1996 Pág. 338-439

4 Dr. MCKAY, ALBERTO: Avance de Investigación, Universidad de Panamá, Instituto del Canal, Panamá, 2000. Pag. 100.

5 Dr. ERNESTO DE LA GUARDIA: Discurso al país, Panamá, 26 de noviembre de 1959.

6 Critica: Manifestación pacifica y ordenada, Jueves 26 de noviembre de 1959. Págs. 1 y 11.

7 Ibíd. CRITICA, jueves 26 de noviembre de 1959.

8Diario EL PANAMÁ AMÉRICA: Mañana sale de David la Gran Caravana Patriótica. Jueves 26 de noviembre de 1959. Págs. 1.

9 Diario CRÍTICA: En la Manifestación de hoy: Unidad y Civismo frente a Estados Unidos. Sábado 28 de noviembre de 1959. Págs. 5.

10 Diario EL PANAMÁ AMERICA. Declaraciones de Mariano Rodríguez sobre la Marcha. Lunes 30 de noviembre de 1959. Págs. 1 y 18.

11 ORTEGA, G. Y V. ARAUZ. Op., CIP. , Pag. 31

12. Op., CIP Pag. 137

Anuncios

Historia de la ocupación del Pacífico Sur de Costa Rica y el Suroeste de Panamá por la United Fruit Company junio 15, 2012

Posted by BPP in Agricultura, Agroindustria, Chiriquí, Puerto Armuelles.
Tags: , , , , , , ,
1 comment so far

LA OCUPACIÓN DEL PACÍFICO SUR COSTARRICENSE POR PARTE DE LA COMPAÑÍA BANANERA (1938-1984)

MSc Antoni Royo – royasp@yahoo.com

Resumen

El artículo pretende esbozar la historia de la ocupación humana y económica de la región del Pacífico sur costarricense desde la llegada de los primeros pobladores sobre los que existen fuentes, hasta la implantación y posterior desarrollo de actividades de explotación bananera por parte de la Compañía Bananera de Costa Rica, filial de la United Fruit Company. La Compañía Bananera vendrá a insertarse a una dinámica poblacional y económica preexistente que condicionará sus estrategias de implantación. Por su parte, la voluntad estatal de arraigar la Compañía al país mediante los Contratos Bananeros se inscribe en el diseño institucional de poblar y desenclavar económicamente la Zona Sur costarricense. Por último se analiza la estructura operativa de la Compañía y se abordan brevemente las razones que motivaron el cese de operaciones así como sus repercusiones actuales.

 

Población y sistemas productivos antes de los años 1930

En el poblamiento y ocupación contemporáneos del territorio de la región del Pacífico sur costarricense intervienen dos corrientes. Por una parte una corriente migratoria procedente de la región de Chiriquí en Panamá de la cual tenemos constancia desde 1848 (García 1988: 33) y otra corriente desde la Meseta Central costarricense desde finales del siglo XIX (Cerdas 1993: 119). El por qué ambos grupos de población confluyen en la misma zona se explica por la diferente naturaleza de los frentes de colonización,  motivados en parte por la orografía del territorio, la estructura productiva de la tierra y la presión demográfica.

Las tendencias de los frentes de colonización espontánea costarricense, una vez rebasados los pasos de salida del Valle Central, eran de buscar la bajura (Sandner 1963: 38). El movimiento se había iniciado en el siglo XIX desde la Meseta Central a partir de Desamparados hacia Acosta, Dota y Tarrazú, y desde Escazú y Ciudad Colón hasta Tabarcia y Puriscal. A medida que las tierras se agotaban y se mejoraban las comunicaciones, el frente pionero se fue trasladando hacia el sur en dos direcciones: hacia la costa del Pacífico por Aguirre y Parrita, y hacia Buenos Aires y Coto Brus, siguiendo el Valle del General (Véase figura 1). La población inmigrante procedía de la periferia de la Meseta Central, a la que se sumaron campesinos del área costera de Guanacaste y Puntarenas, de donde venían expulsados como consecuencia de la expansión de la actividad ganadera extensiva.

Por su parte, en la provincia colombiana de Panamá, los frentes colonizadores no superaron las cimas de la cordillera central hacia la vertiente del Caribe y permanecieron en la vertiente del Pacífico. Cuando se agotó esta posibilidad los colonos se desplazaron hacia el oeste, en los límites de Costa Rica (Sandner 1963: 39). Se trataba del territorio natural de chiricanos e indígenas guaymíes, al amparo de una soberanía difusa sobre una frontera que no fue definitiva sino hasta 1944.

Hacia 1849-50, las autoridades costarricenses aprovecharon para establecer su jurisdicción efectiva sobre la zona mediante la creación de la Jefatura Política de Golfo Dulce. Seguidamente, con el objetivo de poblar el territorio y afianzar su soberanía, en 1849, el Estado ideó un proyecto de colonización con familias francesas -alrededor de mil personas- para ocupar la mitad sureste de la Península de Osa. Dicho proyecto no se materializó (García 1988: 34), por lo que el proceso colonizador continuó vinculado a la llegada de chiricanos y “cartagos[1]”.

En 1910 un censo realizado en la región da 2.424 habitantes y en 1914 se crea el cantón de Osa con cabecera en Buenos Aires incluyendo El Pozo. Hacia 1920 ya existían los caseríos de El Tigre, El Sándalo, Agujas, Rincón, La Palma, Uvita, Dominical, Las Esquinas, Ojo de Agua y Golfito (Cerdas 1993: 119 y García 1988: 35).

Por su parte, la presencia indígena en el Pacífico sur se divide esencialmente en pueblos térrabas y  guaymíes. Los térrabas se hallaban esparcidos en caseríos: Conte, Boruca, Térraba, Palmar, también llamado Palmar de los Indios (Cerdas 1993: 130).

Las primeras migraciones guaymíes documentadas procedentes de Panamá datan de los años 1920, siendo la comunidad de Abrojos-Montezuma, cercana de Altos de San Antonio en Ciudad Neily, la primera en ser establecida en territorio costarricense.

A partir de 1903, con la construcción del canal de Panamá, se impulsó la expansión de las haciendas ganaderas situadas en pleno territorio guaymí. Los indígenas eran desposeídos de sus tierras y ante la falta de tierras libres se dirigían hacia Costa Rica. Estas migraciones se enmarcaban en la tradicional transhumancia que los guaymíes practicaban entre los territorios a ambos lados de la frontera (Camacho 1996: 63).

Las actividades económicas se limitaban a la agricultura de subsistencia basada en el cultivo de granos básicos, árboles frutales, la cría de animales (aves de corral, cerdos y ganado vacuno), la caza y la pesca. En la zona se producía carne de res seca, manteca de cerdo y aceite de coco que se llevaba al mercado de Puntarenas por medio de barcos de vela en viajes largos y arriesgados (García 1988: 36).

El volumen de las actividades productivas justificaba los trabajos de infraestructura. En 1914 se aprobó la construcción  de dos bodegas para granos, una en Uvita y otra en El Pozo y un beneficio de arroz en El Pozo (Cerdas 1993: 119 y 121).

Además, desde los años 1920 se desarrollaba el cultivo de banano por parte de pequeños y medianos productores. En 1925 se celebró un contrato entre el gobierno de Costa Rica y la Pirris Farm & Trading Company propiedad de Agathon Lutz Stiegle donde se le autorizó a explotar el cultivo del banano en una extensión de 500 hectáreas a unas 75 millas al sur de Puntarenas, aproximadamente en las llanuras del río Parrita (Kepner 1949: 88). En 1930 exportó 19.000 racimos, 72.000 en 1931 y 157.000 durante los seis primeros meses de 1932. En 1927 contaba con unos 85 – 90 empleados y en agosto de 1930 explotaba más de 900 hectáreas de banano. Progresivamente el cultivo se fue extendiendo por las riberas de los ríos Parrita, Naranjo, Sierpe, Grande de Térraba y por Puerto Jiménez. Además de la Pirris Farm & Trading Co. dirigida por Agathon Lutz, existían otras compañías de productores independientes como las de Fabio Calvo, Saborío y Ulloa, etc (Cerdas 1993: 121-122).

Así, contrariamente a la visión geográfica tradicional[2], la región del Pacífico Sur costarricense, antes de la llegada de la Compañía Bananera, ya se hallaba humanizada y bajo explotación económica con cultivos de arroz, banano y granos.

El fomento estatal a la ocupación territorial

Durante todo el siglo XIX y hasta bien entrado el siglo XX, existió la percepción estatal de que la abundancia de tierras y la escasez de brazos para trabajarlas frenaba el progreso económico del país. Por ello los gobiernos se preocuparon en fomentar la producción agrícola en base a la incorporación al espacio nacional de tierras cultivadas.

El ideario liberal en cuanto a la política agraria se basaba en fomentar la producción agraria y el cambio técnico, poblar, comunicar y desde los años 1870, cuando el café decae, atraer capitales y diversificar la producción (Viales 2000: 82).

La misma coherencia de la política liberal “explica la concesión ferrocarrilera y posteriormente las prebendas bananeras, éstas últimas no deben interpretarse como una consecuencia indirecta del cultivo cafetalero, sino más bien como una consecuencia directa de la política de diversificación agrícola defendida por los liberales” (Viales 2000: 359-360).

Al igual que el café en su momento, el banano fue factor de expansión de la frontera agrícola y de la ocupación sistemática del espacio: “El deseo de abrir nuevas tierras para la producción del café y el banano era una fuerza motora detrás de la colonización agrícola después de la independencia (Hall 1984: 112)”

En este sentido, sostenemos que los contratos bananeros de los años 1930 emanan de esta concepción, de la misma manera que el fácil acceso a la tierra que sólo se trunca con el fin de la frontera agrícola a mediados de los años 1960, es un resabio de las políticas liberales de favorecer la ocupación y población del territorio.

Hubo tres contratos entre el gobierno y la UFCo en los años 1930. La Ley-Contrato de 1930 es la continuación de la Ley de 1910. Hasta 1910, cuando se acordó gravar con un centavo por racimo de banano exportado, las exportaciones de banano no pagaban impuestos en Costa Rica. Según la Ley n° 82 del 29 de octubre de 1910, el impuesto aplicaría por un período de veinte años y el Estado se comprometía en no añadir otro tipo de gravamen durante el período (Kepner 1949: 83). Desde 1927 la UFCo. fue reduciendo su nivel de actividad reflejado en la disminución del área plantada -de 7.100 hectáreas en 1924 pasó a 5.100 en 1929-. En agosto de 1929, la Asamblea Legislativa costarricense aprobó una ley gravando el racimo de banano proporcionalmente al volumen total exportado, estableciéndose el impuesto de 3 a 5 dólares por racimo (Carcanholo 1978: 159). Sin embargo la UFCo. no la aceptó y el gobierno propuso otro contrato -ante el temor de que la Compañía abandonara actividades y se trasladara a Honduras donde no había impuesto-, votado el 30 de agosto de 1930 donde se gravaba el racimo con dos centavos de dólar por un período de veinte años, sin que hubiera otro tipo de gravamen. Dicho contrato regiría por 20 años, hasta el 29 de octubre de 1950.

En contrapartida, mediante el Contrato-Ley Nº3 de 1930, la UFCo. se comprometió en expandir las actividades bananeras sembrando 3.000 hectáreas de nuevas tierras con bananos, de las que un 50% por lo menos se haría en el Atlántico, además, debía incorporar contratos de compra con productores locales que significaran 3.000 hectáreas nuevas de plantación en la región atlántica.

En su estrategia de capear la crisis económica y desplazar las actividades al Pacífico, la UFCo. firmó el contrato de 1930, pero ni dio mantenimiento a las plantaciones existentes, ni sembró plantaciones nuevas: “de las tres mil hectáreas se han sembrado solamente doscientas treinta y ocho y media al cabo de dos años” y se negó a renovar los contratos con productores contratistas (Carcanholo 1978: 165).

Como represalia, el Congreso Nacional propuso excluir del contrato de 1934 la zona del Pacífico y la Compañía reaccionó amenazando con limitar sus inversiones en el Atlántico a $100.000: “(…) la Compañía no podría asumir la obligación de contratar más de tres mil hectáreas a 0,5 c. moneda de los Estados Unidos por racimo computado en el Atlántico, tampoco podría obligarse a prestar más de $100.000 en esta zona.”[3]

El contrato de 1934 surgió para enmendar los incumplimientos del contrato de 1930 y estableció que la Compañía debía cubrir mediante contratos 3.000 hectáreas de cultivo de banano en cada vertiente del país. El plazo era de dos años y medio para el Atlántico y tres años y medio para el Pacífico, de no cumplir la compañía se comprometía en plantar la extensión total por su propia cuenta en un plazo de cuatro años:

“Las 3.000 hectáreas del Pacífico se escogerán de terrenos cuya altura sea menor de 300 metros sobre el nivel del mar y dentro de un radio de 25 kilómetros de la línea principal del ferrocarril al Pacífico o del litoral del golfo de Nicoya, abarcando también una faja de 25 kilómetros de ancho, a la orilla del mar que corra hacia el Sur, entre la Punta Herradura y el distrito recorrido por el río Naranjo”[4].

Sin embargo los productores particulares sólo contaban con un periodo entre un año y medio y dos años y medio a partir de 1934 para iniciar nuevos cultivos. Este trato de favor permitía a la compañía demorar la plantación mientras el mercado bananero del mundo no mejorara de condición (Kepner 1949: 275).

Por último el contrato de 1938,  conocido como Cortés-Chittenden por sus firmantes[5], establecía la construcción de puertos de altura en Quepos y Golfito y la obligación de “sembrar bananos en terrenos de su propiedad o de particulares que ella misma escogerá en la región del Pacífico, en una extensión mínima de cuatro mil hectáreas[6]”.

En la práctica, a pesar de que estas reglamentaciones buscaban asegurar la independencia de los productores locales, se dio un proceso de absorción de éstos por parte de la Compañía Bananera ya que ésta escogía los contratistas, les otorgaba créditos o les renovaba los contratos según su conveniencia.

Las estrategias de implantación de la Compañía Bananera

La relación de ocupación y explotación que estableció la UFCo en las tierras bajas del Pacífico costarricense mantiene similitudes y diferencias con la desarrollada medio siglo antes en las plantaciones bananeras del Caribe.

Sin embargo, a diferencia de las llanuras costaneras del Caribe, las planas fluviales de la vertiente del Pacífico se hallaban en gran parte humanizadas y con cultivos en pleno rendimiento. Esto determinó el carácter a menudo fraudulento del proceso de acaparamiento de las tierras con mejores condiciones agroecológicas para el cultivo del banano en la región pacífica.

A partir de los años 1920 la producción del banano en las plantaciones del Atlántico decae por diversos factores (Viales 2000: 50) entre los que destacan el agotamiento de los suelos y la enfermedad de Panamá o “sigatoka negra”[7]. Paralelamente, desde 1922 la UFCo. había iniciado investigaciones sobre calidad de suelos en la región de Golfo Dulce (Lewis 1982: 126).

La UFCo. decidió trasladar sus actividades al Pacífico en una medida que consistía en mudarse por cuanto los precios de la tierra eran más bajos que rehabilitar zonas afectadas por enfermedades.

Como señala Jones, esta estrategia se inscribe en las prácticas tradicionales de la Compañía: “(…) in its operations in the Caribbean Lowlands the United Fruit Company was early forced to adopt a policy of regular abandonment of old fields and planting of new ones. This policy was possible only because of the large area of suitable virgin land available under contract agreement to the company” (Jones 1952: 5)

Las zonas bananeras en América Central se suelen situar en las planicies aluviales de los valles cruzados por grandes ríos, en lugares escogidos por el drenaje potencial de su suelo. En la franja costera correspondiente al Pacífico costarricense, la Compañía Bananera de Costa Rica[8] no siguió un único patrón de ocupación y explotación sino que discriminó en función de la existencia de pobladores y productores de banano.

Podemos distinguir tres regiones donde se implantó la Compañía Bananera de Costa Rica en la vertiente del Pacífico: (Véase Figura 2)

-Los valles de los ríos Parrita, Damas, Naranjo y Savegre en el Pacífico Central que conformaron la División de Quepos.

-El delta abanico del río Térraba y el valle falla del río Esquinas entre Palmar y Golfito en el Pacífico sur que formó la División de Golfito.

-El valle de Coto Colorado fronterizo con Panamá que fue adscrito a la División de Armuelles en Panamá.

 

El Pacífico central

En el contexto de la crisis de 1929 y el avance de la enfermedad de Panamá en las plantaciones del Caribe, el menor costo para la UFCo era absorber a los productores locales de banano del Pacífico central y continuar comprando tierras en el Pacífico sur a la espera de que la situación económica mejorara y poder ponerlas a producir.

El interés de la compañía no era tanto plantar en tierras propias sino más bien apropiarse de las tierras de los productores locales y de las mejores tierras para el cultivo del banano en el Pacífico para así bloquear la entrada de competidores. Por lo demás, las altas inversiones requeridas para la construcción de infraestructuras y el control de la propagación de enfermedades estaban fuera del alcance de eventuales competidores nacionales.

En 1935 la Compañía Bananera adquirió el control de la Pirris Farm & Trading Company iniciando la explotación bananera y el monopolio de facto en el Pacífico. Progresivamente los diferentes contratistas serán englutidos por la Compañía quien será la única en fijar los precios de compra. En 1942 sólo el 6% del área de cultivo del banano en la zona del Pacífico central permanecía en manos de productores privados (Cerdas 1993: 136).

A partir del gráfico siguiente podemos inferir el origen de la producción de banano en la región del Pacífico. Si tomamos 1936 como fecha de inicio de la explotación bananera de la Compañía en el Pacífico en tierras propias tras la absorción de la Pirris Farm & Trading Company, se constata como desde 1937 la Compañía exporta el banano producido en sus fincas del Pacífico por su puerto de Limón (1) y que los embarques por el puerto de Puntarenas (4) disminuyen hasta desaparecer en 1940.

Entre 1930 y 1939 los embarques de banano por el puerto de Puntarenas (4) correspondían a productores privados. Tras la puesta en funcionamiento del muelle de Quepos (5) en 1939 no se puede saber la proporción de banano en manos de productores privados ya que por dicho puerto tanto podían embarcar banano la Compañía como los cultivadores privados independientes.

Desde 1937 la producción bananera en el Pacífico comienza a ser significativa y en 1940 supera a la producción en fincas del Atlántico. En 1940 el banano producido en el Pacífico totalizaba 1.857.000 racimos mientras que en el Atlántico se cultivaron 1.437.000 racimos.

Con la puesta en servicio del muelle de Quepos, 1939 es el último año en que se exporta fruta producida en el Pacífico por el puerto de Limón. En adelante el muelle de Quepos competirá con el muelle de Golfito por el que será superado en cuanto a volumen de racimos de banano exportados desde 1945.

Finalmente, entre 1941 y 1946 disminuyeron los embarques de banano desde el puerto de Quepos debido al abandono de tierras provocado por la “sigatoka negra” y la estrategia de desplazamiento de los cultivos de banano hacia el Pacífico sur, además de la escasez de barcos como consecuencia de la segunda guerra mundial. * Banano producido en el Pacífico pero embarcado por Limón

Fuente: Elaboración propia en base a Carcanholo, Reinaldo “Sobre la evolución de las actividades en Costa Rica” Estudios Sociales Centroamericanos n°19, 1978, pp.167, 174 y 175.

El Pacífico sur

En la región del Pacífico sur, los métodos para el acaparamiento de tierras variaron de los puestos en práctica en el Pacífico central.

En su estrategia de implantación, la UFCo desde los años 1920 venía realizando un proceso de compra de tierras por terceros a través de la Golfo Dulce Land Company, compañía pantalla fundada por Fernando Castro, latifundista puntarenense y socio de la UFCO (Kepner 1949: 90). El proceso no estuvo exento de irregularidades en la medida en que las zonas de mayor aptitud agroecológica para el cultivo del banano (planas fluviales) ya estaban ocupadas. La apropiación por parte de la Golfo Dulce hacia 1927, por medio de denuncios de baldíos[9] de unas 9.500 hectáreas que incluían las poblaciones de El Pozo, Ojo de Agua, Balsar y Palmar- poblada esta última por indígenas- constituye el paradigma de esta política. Entre los afectados, 63 propietarios de 2.304,26 hectáreas expropiadas por la Golfo Dulce pidieron la intervención del Gobierno pero acabaron perdiendo sus tierras (Cerdas 1993: 129)..

Otro mecanismo de acaparamiento de tierras fue la Ley de Gracias que permitía a las municipalidades vender derechos de denuncios de baldíos nacionales. Fue así como la Golfo Dulce Land Company obtuvo 73.000 hectáreas en los márgenes de los ríos Grande de Térraba y Sierpe. Esta venta contravenía la ley que impedía enajenar la milla marítima y fluvial (en ríos navegables) pero a pesar de las pruebas de navegabilidad de dichos ríos, el fallo judicial favoreció los intereses de la Golfo Dulce (Cerdas 1993: 128-133).

El Estado desoyó las voces de protesta que generaba tal irregular concentración de tierras[10], su estrategia era fijar la UFCo en el país en un momento en que otros países competían con Costa Rica para ofrecer mejores condiciones (Carcanholo 1978: 158-159). Por otra parte entendía continuar con la política de diversificación agrícola así como poblar y ocupar el Pacífico sur máxime en un momento de tensiones fronterizas con Panamá a resultas de la guerra de Coto en 1921.

 

El valle de Coto Colorado

La estrategia seguida por la UFCo en Panamá no difiere de la seguida en Costa Rica. En Panamá se abandonaron las plantaciones en Bocas del Toro en 1926. Entre 1923 y 1926 la UFCo. compró tierras aptas para la producción de banano en la región de Chiriquí, junto a la frontera costarricense (Ellis 1983: 69). La compañía quería utilizar el trazado del Ferrocarril Nacional de Chiriquí[11] -finalizado en 1927- desde el puerto de Armuelles y conformar una unidad de explotación bananera a caballo sobre la región fronteriza entre Costa Rica y Panamá. Para ello aprovechó el diferendo fronterizo que enfrentaba ambas naciones, las cuales al mismo tiempo que se enfrentaban en el plano político también se disputaban económicamente por el contrato bananero con la UFCo.

La región fronteriza que enmarca los límites meridionales entre Panamá y Costa Rica cuenta con tierras de igual topografía y clima por lo que la UFCo. las consideró como una unidad territorial sin contemplar la división político-administrativa. Se añade una delimitación imprecisa de los límites en el sector de Coto Colorado reclamado por Panamá y bajo soberanía costarricense según el Laudo White de 1914. En febrero de 1921 ambos países se enfrentaron en la guerra de Coto y por ende cesaron relaciones diplomáticas hasta 1928. La fijación de los límites fronterizos (Tratado Arias-Calderón) se hizo efectivo en 1944, coincidiendo con los proyectos de construcción del tramo de la Carretera Interamericana en dirección a Panamá.

En 1927, la Chiriquí Land Company (CHIRILANCO), subsidiaria de UFCo., obtuvo de C.W. Müller 7.000 hectáreas situadas en el valle de Coto Colorado en la zona que va de La Cuesta hasta Pueblo Nuevo de Coto (Véase Figura 2). Estas tierras fueron adquiridas al amparo de las leyes panameñas, al respecto se acusa de colusión de intereses con el Estado pues tanto la UFCo como Müller tenían el mismo abogado panameño, Harmodio Arias, quien tras la revolución de 1931 se convirtió en presidente de Panamá (Kepner 1949: 94).

En 1927, la Chiriquí Land Company, firmó una concesión por treinta años[12] con el gobierno panameño para desarrollar el cultivo del banano en la región de Chiriquí, conformándose la División de Puerto Armuelles.

En cuanto a las tierras de Müller, la incertidumbre política en la frontera retrasaba su explotación efectiva. En 1928 el abogado costarricense de Müller propuso que el gobierno de Costa Rica cediera a Panamá un sector fronterizo de alrededor 50.000 hectáreas que contenía las tierras de Müller. A pesar de que el presidente Ricardo Jiménez era favorable, la opinión pública rechazó el plan (Kepner 1949: 95) y la solución completa sólo se logró después de 1944. Las tierras de Müller conformaron el distrito de Coto Colorado y fueron explotadas en Costa Rica, pero se rigieron con las normas de operación de la División de Puerto Armuelles en Panamá adscrita a la Chiriquí Land Company hasta los años 1950. Con posterioridad el Distrito de Coto Colorado pasó bajo jurisdicción de la Compañía Bananera. Según el Contrato n° 1 de 26 de enero de 1945, se autoriza a CHIRILANCO para exportar toda la producción bananera en territorio costarricense así como la introducción de insumos para las fincas en Costa Rica sin ningún tipo de gravamen (Colectivo 1974: 24).

En definitiva, hubo dos tipos de estrategia de ocupación territorial: en la región de Quepos-Parrita, área que contaba con cultivos de banano en explotación, la Bananera optó por la absorción de los productores independientes. En el sur, valles del río Grande de Térraba, Esquinas y Coto, zonas ocupadas aunque con menor desarrollo del cultivo del banano, la Compañía, con el aval del Estado, se hizo con las mejores tierras vulnerando en ocasiones los derechos de los poseedores legítimos.

Por último, la ocupación de la región de Coto Colorado ilustra la diferencia de miras entre los Estados que se enfrentan por nacionalizar política y económicamente sus márgenes fronterizos y la transnacional bananera cuya lógica de funcionamiento es territorial y no político-administrativa.

 

La estructura de la operación productiva de la Compañía Bananera

La explotación bananera de la UFCo en territorio costarricense estaba administrada bajo tres divisiones bananeras, Quepos y  Golfito en Costa Rica y Puerto Armuelles en Panamá.  El manejo de toda la operación bananera en Costa Rica estaba centralizado en el puerto de Golfito, donde se recibía la fruta por tren y se embarcaba rumbo a la costa Pacífica de los Estados Unidos.

La División Bananera era un subsistema autosuficiente dentro de un sistema mayor de actividades económicas de la compañía matriz (Ellis 1983: 107). Cada División integraba todas las facetas de la actividad bananera desde la producción o la compra hasta la exportación.

Jones caracteriza la organización de una finca tipo en la División de Golfito (Jones 1952: 14). La División se subdividía en Distritos, cada Distrito en superintendencias y éstas en fincas. Cada Distrito bananero estaba compuesto de entre cinco y nueve fincas, siendo siete fincas lo más usual. Cada finca era rectangular y medía 333,3 hectáreas (800 acres[13]) de las que alrededor de 8,3 hectáreas (20 acres) estaban ocupados por el caserío, ubicado en un punto central de acuerdo a un plan uniforme, y 62,5 hectáreas (150 acres) por pastos destinados a alimentar a las mulas que transportaban la fruta hasta el ferrocarril.

plantación de bananas

Imagen de una plantación de banano en Puerto Armuelles. Foto: Igordole

——————————————-

La División de Quepos (1938-1956)

La explotación bananera en manos de productores independientes existía en el valle del Pirris desde los años 1920. Con la llegada de la Compañía Bananera, mediante la progresiva absorción de aquéllos, en especial tras la compra de la Pirris Farm and Trading Company en 1935, la población de Parrita fue la primera en desarrollarse. Hasta la inauguración del muelle de Quepos en 1938, el banano era sacado de las fincas al embarcadero de Barbural sobre el río Palo Seco y de allí mediante lanchones era transportado a Puntarenas. Posteriormente, Quepos y Parrita fueron unidos por una línea de ferrocarril de 24 kilómetros de longitud para facilitar el embarque del banano.

La División de Quepos constaba de cuatro distritos: Parrita, Damas, Naranjo y Savegre. (Véase Figura 2). La actividad bananera estuvo en expansión hasta 1953, pero desde 1941 el inicio de actividades de la división de Golfito desplazó la explotación hacia el Pacífico sur, debido en parte al progresivo declive del rendimiento de las tierras de Quepos.

Los suelos de la división de Quepos tenían expectativas de vida útil inferiores a cinco años debido a la existencia de cultivos desde los años 1920. En general se estima que los mejores suelos tienen un periodo óptimo de aprovechamiento de 25 años (Jones 1952: 11-12), por lo que la compañía empezó a plantar otros cultivos como cacao, palma africana o pastos.

En 1947 la Compañía tenía “alrededor de mil hectáreas de tierra sembradas de dicha planta (palma africana) y abriga el propósito de ampliar este experimento, siempre que pueda tener la seguridad de que no habrá un aumento en los actuales impuestos.”[14]

Según el Contrato de 1948 la Compañía se obliga a plantar “una extensión adicional mínima de dos mil hectáreas de cacao y mil doscientas hectáreas de palma africana oleaginosa” y “a construir, dentro de los tres años siguientes a la fecha de dicha ratificación, por lo menos una planta experimental para extraer el aceite del pericarpio del corozo de dicha planta”[15]. El mismo contrato también especifica la obligación de siembra de 3.500 hectáreas de banano en el valle de Coto Colorado en un plazo de cinco años a partir de la fecha de ratificación del contrato. En 1950 se fundó la primera procesadora de fruta de palma en Damas, más tarde se cerró para luego crearse las de Naranjo y Palo Seco.

La División de Quepos cesó la actividad en 1956. La Compañía arguyó causas naturales, en 1953 redujo sembradíos debido a fuertes vendavales y a dos prolongadas huelgas laborales. En realidad, la Compañía prefirió concentrar la operación bananera en el Pacífico sur y dedicar las tierras de la División de Quepos al cultivo de la palma y el cacao, en una estrategia de diversificación ante el inicio de actividades en la zona Atlántica de Costa Rica de la Standard Fruit Company en 1956.

En la región de Quepos y Parrita, a finales de 1948 la Compañía poseía 1.041,6 hectáreas de cacao y cerca de 3.333,3 hectáreas de palma africana (Jones 1952: 12). Hacia 1958, May y Plaza estiman un área cultivada de 4.166,6 hectáreas de palma africana y 2.083,3 hectáreas de cacao, empleando entre 700 y 800 trabajadores (Plaza 1958: 154). En total, en la División de Quepos se explotaron alrededor de 12.000 hectáreas (Stouse 1967: 2).

Respecto a la mano de obra, Sandner señala que entre 1938 y 1948, llegaron a la División de Quepos alrededor de 10.000 personas (Sandner 1964: 81). Según Plaza y May, en 1947, fecha en que se lograron los máximos de exportación de racimos, trabajaban cerca de 5.600 personas (Plaza 1958: 154).

 

La División de Golfito (1941-1984)

La División de Golfito estaba compuesta por los distritos de Palmar Sur, Esquinas y Los Cotos (Véase Figura 3). El Distrito Coto Colorado pertenecía a la División de Puerto Armuelles de la Chiriquí Land Company, subsidiaria de la UFCo. en Panamá.

En un principio, Puerto Jiménez, en la Península de Osa, fue el centro administrativo hasta que se acondicionó Golfito debido a  las ventajas de su fondeadero natural.

El Distrito Palmar, situado en el valle del río Grande de Térraba, reunía 18 fincas, numeradas del 1 al 18, cuyas superficies oscilaban entre las 333 y 500 hectáreas. También existían contratos con finqueros independientes en Sierpe (finca Las Condesas) y Pozo Norte (Finca Webb) [16].

El Distrito Esquinas situado entre Palmar y Golfito en el Valle Falla del río Esquinas totalizaba cerca de 2.100 hectáreas (Jones 1952: 13) en 1948. Estaba conformado por siete fincas que llevaban el nombre de las siete provincias costarricenses.

Por último, el Distrito Los Cotos, entre Golfito y Ciudad Neily, contaba con 25 fincas, numeradas del 41 al 65. Este área se habilitó a partir del inicio de la construcción del ferrocarril entre Golfito y la frontera panameña. El ferrocarril partía del kilómetro 18 de la línea Golfito-Palmar en un lugar llamado Unión y desde allí la Compañía emprendió la hechura de 25 fincas que fueron llamadas finca 41, finca 42, etc. La finca 47, también llamada Coto 47, fue la más importante y constituyó el centro de administración regional con aeropuerto y planta térmica de electricidad.

El Distrito Coto Colorado estaba compuesto por diez fincas todas ellas bautizadas con nombres de árboles: Peral, Jobo, Mango, Laurel, Caucho, Limón, Bambito, Cenizo, Roble (o finca 12 de Panamá) y Naranjo (Véase Figura 2). La Chiriquí Land Company exportaba fruta panameña desde Puerto Armuelles pero se trataba de un puerto sin defensas naturales cosa que dificultaba el embarque de fruta, por lo que la Compañía prefería sacar la fruta por Golfito. Una vez resuelta la delimitación fronteriza, la Chiriquí Land Co. unió Puerto Armuelles con Golfito mediante la vía ferroviaria, vinculando de este modo todas las plantaciones del valle de Coto Colorado. Seguidamente, el gobierno costarricense construyó el puesto fronterizo de Puerto González Víquez donde funcionaría la Aduana y el Resguardo Fiscal.

La evolución de la División de Golfito mantuvo la misma dinámica de explotación que la División de Quepos. Siguiendo su política de abandono de viejas plantaciones, en 1955, tras unas inundaciones que ocasionaron numerosas pérdidas, la Frutera abandonó el Distrito Palmar Sur y decidió ampliar cultivos en el Distrito Esquinas, en expansión desde 1952. En 1966 se optó por el abandono del Distrito Esquinas ante el avance de la “sigatoka negra” en sus plantaciones. A pesar de conocerse la variedad Valery, más resistente a la enfermedad, la Compañía desestimó su introducción en Esquinas y escogió Palmar Sur porque la planta del banano es muy sensible al transporte y el costo de mejorar las infraestructuras (carreteras, drenajes y puentes) en Esquinas resultaba demasiado elevado.

En 1956 el volumen de tierras pertenecientes a la Compañía en Costa Rica alcanzaba las 203.526,4 hectáreas, de las que sólo mantenía bajo cultivo el 13,3%, es decir, 27.087 hectáreas[17]. Para 1962, Contreras señala que la Frutera poseía 27.238 hectáreas bajo cultivo por cuanto el área propiedad de la Compañía era de 67.212 hectáreas en 1974, de las que 26.595 se ubicaban en Golfito, 26.080 en Quepos y 14.537 en Limón (Contreras 1974: 253-254).

En 1979 la Compañía cultivaba en el Pacífico 24.000 hectáreas, de las que el 28,27% (6.786 hectáreas) estaban sembradas de banano y el 59% (14.172 hectáreas) de palma aceitera. El cultivo del banano se ubicaba en los Distritos Los Cotos (3.121 hectáreas) y Palmar Sur (3.665 hectáreas) mientras que la palma predominaba en Quepos y en menor medida en Los Cotos y Palmar (Heilbron 1979: 127).

Por su parte, en 1953 laboraban 19.891 trabajadores en las plantaciones del Pacífico, el nivel máximo para todo el periodo de operación de la Compañía (Carcanholo 1978: 182). Según datos de la Frutera, el promedio de trabajadores en las plantaciones del Pacífico en 1979 era de 6.423, 3.800 (59,16%) laboraban en el banano y 2.623 (40,83%) en las actividades de la palma. De ellos, 4.950 (77%) estaban empleados en la División de Golfito y los 1.473 (23%) restantes en las fincas de la División de Quepos (Heilbron 1979: 134).

A partir de los datos anteriores, se puede apreciar la especialización de la División de Quepos en el cultivo de la palma, por cuanto los Distritos Los Cotos y Palmar Sur producían banano y concentraban mayor volumen de mano de obra que el cultivo de la palma africana en Quepos. Así, la actividad productiva en la División de Quepos afectaba mayor volumen de tierra pero menor número de trabajadores, todo lo contrario a la División de Golfito. Por otra parte, en 1979 el Distrito Los Cotos albergaba el 46% del área total dedicada al cultivo del banano y el Distrito Palmar Sur el restante 54%.

En 1983 la Compañía decide abandonar 2.140 hectáreas que tenía en el Distrito Los Cotos y sustituir el cultivo del banano por el de palma africana, presente desde 1966. La medida significó el despido de 3.000 trabajadores quedando sólo 500. Como consecuencia fueron invadidas alrededor de mil hectáreas en las fincas n° 43, 44, 46, 48 y 49. En noviembre de 1984 tras una huelga laboral de tres meses, la Compañía cierra Palmar Sur, el último distrito en actividad. El abandono de 2.731 hectáreas en Palmar Sur significó el fin de las operaciones bananeras en el Pacífico sur.

En marzo de 1985 se compraron a la Compañía 1.703 hectáreas para ubicar proyectos agrícolas en el marco del programa UNESUR (Unidad Ejecutora del SUR). UNESUR era un programa de agricultura de cambio (cacao y palma africana) en donde se aprovechaba la infraestructura dejada por la Bananera y las capacidades del obrero.

Sin embargo, la United Brands[18] no abandonó la zona sino sólo la producción de banano y concentró sus actividades en la producción de palma aceitera en Quepos y Coto. En 1989 la Compañía Palma Tica mantenía 7.000 hectáreas cultivadas con palma aceitera en Coto 47 y 275 hectáreas en Palmar Sur, mientras que los productores particulares nacionales cultivaban un total de 4.406 hectáreas en áreas ex bananeras[19].

En la actualidad, el área perteneciente a la Compañía Bananera que se halla inscrita en el Registro Nacional se eleva a 5.420,8 hectáreas repartidas entre los cantones de Quepos, Parrita, Osa, Golfito, Corredores, Siquirres y Limón. Por su parte, la United Fruit Company mantiene 751 hectáreas en el cantón de Limón[20].

El cese de la actividad bananera en el Pacífico costarricense se debió en parte al incremento de los gastos de operación en Costa Rica y a los lineamientos estratégicos de United Brands, la corporación a la que pertenecía la UFCo. desde 1969[21].

Por una parte, la infraestructura bananera requería un costoso mantenimiento y el precio del banano producido en Costa Rica había aumentado por efectos de la política estatal de fijación de un precio mínimo de comercialización. Además la Compañía no pudo beneficiarse de los subsidios estatales destinados a los productores locales puesto que su operación se basaba en la producción propia.

Por otra parte, la estrategia de United Brands era reducir el volumen productivo de alimentos en su facturación y en especial la producción bananera, máxime ante la sobreoferta de banano generada por sus empresas integrantes.

El Estado no supo anticipar el cese de las actividades y cuando la Compañía, aprovechando la huelga de 1984 decide el cierre de Palmar Sur, el país pasaba una crisis económica que restó capacidad negociadora al Estado[22]. En efecto, Costa Rica estaba recibiendo el rescate financiero estadounidense por lo que al Estado costarricense no le convenía enfrentar con dureza los intereses norteamericanos.

 

Consideraciones finales

La región del Pacífico sur costarricense se inscribe en un área de convergencia de poblaciones chiricanas de Panamá y costarricenses de la Meseta Central que desarrollaron una producción agrícola basada en el cultivo del arroz, el banano y los granos. La instalación de la United Fruit Company en la vertiente del Pacífico desde los años 1930 supuso una competencia por el control de las planas fluviales fértiles ya humanizadas y bajo cultivo.

El Estado costarricense, mediante los Contratos Bananeros y una política permisiva, sacrificó a los productores independientes y las posibilidades de un desarrollo autóctono permitiendo la absorción de aquéllos y el acaparamiento de las mejores tierras por parte de la Compañía. Sin embargo no se debe tanto a un criterio ‘entreguista’ como a la voluntad de poblar, comunicar y hacer producir el territorio bajo la intervención de capitales extranjeros ante la imposibilidad de lograr un impulso autóctono.

En su estrategia de implantación territorial, la Compañía Bananera discriminó entre las diferentes zonas del Pacífico costarricense. En la región del Pacífico central comprendida entre los valles de los ríos Parrita y Savegre, donde existían áreas cultivadas de banano explotadas por productores locales, la Compañía optó por la absorción de las fincas productores. Por su parte, en el Pacífico sur, en las zonas donde se presentaban mejores condiciones para el cultivo del banano, esto es las planas aluviales de los valles de los ríos Grande de Térraba, Esquinas y Coto Colorado, la Compañía emprendió una política de acaparamiento de tierras que a menudo vulneró los derechos de los ocupantes legítimos. Por fin, la implantación en la región fronteriza de Coto Colorado implicó compromisos con los dos países dentro de una lógica económica que trascendía las soberanías respectivas.

En el Pacífico sur se produjo un ordenamiento del territorio en función de la mata de banano. Las Divisiones, Distritos y Fincas se convirtieron en las unidades administrativas territoriales a falta de una mayor definición institucional del Estado costarricense.  Se dotó a la región de un entramado de infraestructuras que respondían a la necesidad de comunicar la finca con el muelle y se crearon asentamientos humanos funcionales donde albergar a los trabajadores, sin olvidar la afluencia migratoria motivada por la oferta laboral que alteró los patrones de poblamiento hasta la actualidad. En general, se trató de un patrón planificado de colonización combinado con corrientes colonizadoras espontáneas en los márgenes de la explotación bananera.

La actividad bananera a lo largo del periodo comprendido entre 1938 y 1984 fue desplazándose hacia el Pacífico sur operándose una sustitución del banano por la palma aceitera en las tierras del Pacífico central. A la larga sería la solución preferida en todo el Pacífico según la estrategia de abandonar tierras agotadas y enfermas en lugar de invertir en su saneamiento. Al dedicar un mayor volumen de tierras al cultivo de la palma aceitera, primero en la División de Quepos y luego en la División de Golfito, en detrimento del cultivo del banano, se fue liberando mano de obra. Así se gestó la crisis laboral de los años 1980 que desembocó en invasiones precaristas y migraciones internas.

Como colofón, la contracción económica internacional de los años 1970 se alió a los cambios operados en el mercado bananero costarricense –entrada de nuevos competidores e impuestos a la exportación principalmente- además de los lineamientos de mercado de la United Brands a la que la UFCo. pertenecía y condujo al cese de la explotación bananera en Palmar Sur, el último distrito en operación, en 1984.

El cese de actividades abrió una crisis regional que aún no se ha cerrado. El Estado reaccionó ante las invasiones de fincas mediante el establecimiento de asentamientos campesinos gestionados por el Instituto de Desarrollo Agrario y con programas productivos financiados con fondos externos como los Proyectos Coto Sur y UNESUR (UNidad Ejecutora de la zona SUR) destinados a promover el cultivo de la palma africana en tierras ex bananeras.

Sin embargo estas medidas no lograron revertir los flujos migratorios de expulsión y la pauperización de los cantones comprendidos en el Pacífico sur costarricense[23], donde las escasas fuentes de trabajo coexisten con fuertes volúmenes de Población en Edad Activa (PEA) fruto de las altas tasas de fecundidad y de inmigración acumulada[24] de décadas anteriores.

 

 

 

 

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

Camacho Nassar, Carlos “En la frontera del siglo XX. La exclusión de los guaymíes en Costa Rica” San José: Escuela de Antropología y Sociología, Universidad de Costa Rica, 1996.

Carcanholo, Reinaldo “Sobre la evolución de las actividades en Costa Rica” pp.143-203 en Estudios Sociales Centroamericanos, n°19, 1978.

Cerdas Albertazzi, Ana Luisa “El surgimiento del enclave bananero en el Pacífico Sur” pp.117-159 en Revista de Historia, n°28, julio-diciembre 1993.

Colectivo “Panamá  y la Frutera. Análisis de una confrontación económico-fiscal” Panamá: Imprenta Universitaria, 1974. Contreras Solís, Fernando “Evolución histórica del enclave bananero en Costa Rica” Tesis de Licenciatura en Historia, Universidad de Costa Rica, 1974.

Ellis, Frank  “Las transnacionales del banano” San José: EDUCA, 1983.

García, Manuel “Apuntes geohistóricos de la colonización agrícola en la Península de Osa, Costa Rica” pp.27-40 en Geoistmo, Vol.II, n°1, 1988.

Hall, Carolyn “Costa Rica, una interpretación geográfica con perspectiva histórica” San José: Editorial Costa Rica, 1984.

Heilbron, Armando y otros “La United Fruit Company y su trascendencia en el país”, Universidad de Costa Rica, Cátedra de Estudios Generales, 1979, p. 127.

Jones, F. Clarence y Morrison, Paul “Evolution of the banana industry of Costa Rica” pp.1-19 en Economic Geography, volumen 28, n°1, enero 1952.

Kepner, Charles y Soothill, J.H. “El imperio del banano. Las compañías bananeras contra la soberanía de las naciones del Caribe”, Ediciones del Caribe, México, 1949.

Lewis, Barbara “Reseña histórica de la población y los recursos naturales de la Península de Osa, Pacífico Sur, 1848-1981” pp.123-130 en Revista Geográfica de América Central, n°17-18, 1982-1983.

Plaza, Galo y May, Stacy “La United Fruit Company en América Latina” México: Imprenta Nuevo Mundo-National Planning Association, 1958.

Rojas, Álvaro “La gran plantación bananera en Costa Rica”, MAG, Departamento de Planeamiento y Coordinación, s.f.

Sandner, Gerhard “El concepto espacial y los sistemas funcionales en la colonización espontánea costarricense” San José: MOPT-Instituto Geográfico de Costa Rica, 1963.

————————-“La colonización agrícola de Costa Rica” San José: Instituto Geográfico Nacional, Tomo I, 1964.

Stouse, JR “Cambios en el uso de la tierra en regiones ex bananeras de Costa Rica” Ministerio de Transportes, Instituto Geográfico Nacional, 1967.

Viales Hurtado, Ronny “Los liberales y la colonización de las áreas de frontera no cafetaleras: el caso de la región Atlántica (Caribe) costarricense entre 1870 y 1930”, Tesis de doctorado, Universitat Autònoma de Barcelona, 2000.

 

Ilustraciones


[1] Término popular que designa a los naturales del Valle Central de Costa Rica.

[2] Hall, Carolyn “Costa Rica, una interpretación geográfica con perspectiva histórica” San José: Editorial Costa Rica, 1984, p. 169 citando a Jeffrey Cassey (“Limón 1880-1940. Un estudio de la industria bananera en Costa Rica” San José:  Editorial Costa Rica, 1979, pp.43-46) redunda en la idea que “el contrato Cortés-Chittenden (…) permitió a la compañía desarrollar nuevos enclaves de plantaciones en tierras vírgenes en los valles de Parrita, Térraba y Coto Colorado”. Por su parte, Sandner “La colonización agrícola de Costa Rica” San José: Instituto Geográfico Nacional, Tomo I, 1964, p. 82, afirma: “La bajura Sureste de Costa Rica estaba casi despoblada cuando la Compañía Bananera inició sus actividades”.

[3] Memorandum de G.P. Chittenden a la Comisión de Hacienda del Congreso Nacional, Limón, 26 de septiembre de 1934. Colección de Leyes de Costa Rica, año 1934, Imprenta Nacional, San José, 1935, p. 489.

[4] Decreto-Ley N° 30 de 10 de diciembre de 1934. Artículo 1°, cláusula segunda.

[5] León Cortés, presidente de Costa Rica y George Peters Chittenden, apoderado generalísimo de la Compañía Bananera de Costa Rica.

[6] Ley n°133 de 23 de julio de 1938, Gaceta n°165 de 24 de julio de 1938 en Compañía Bananera de Costa Rica, Chiriquí Land Company, United Fruit Company “Leyes, contratos y resoluciones relativas a las industrias de banano, abacá, cacao y palma africana oleaginosa. 1930-1953”, p. 33.

[7] La sigatoka negra es una enfermedad en la hoja del banano que causa disminución en el área de la hoja, maduración prematura del fruto y pérdidas de hasta el 50% de los cultivos. Ploetz, Randy “The most important disease of a most important fruit, Black sigatoka of banana”. http://www.apsnet.org/education/feature/banana/Top.html

[8] Para protegerse de la Ley Antimonopolio estadounidense, la UFCo se ve obligada a crear una subsidiaria en Costa Rica. El 19 de septiembre de 1930 con la formación de la Compañía Bananera de Costa Rica, se inicia el traslado de operaciones hacia el Pacífico costarricense.

[9] “Son terrenos baldíos todos los comprendidos en los límites de la República, que no pertenecen con título legítimo a los particulares. Los terrenos baldíos, ya estén situados en las islas, ya en tierra firme, pertenecen al Estado”. Código Fiscal de 1885, párrafo XIV, art. 508 en Sandner “La colonización …”, Tomo I, p. 152.

[10] Desde 1930 existía debate en la prensa en torno a las maniobras de la UFCo. En 1934 la Liga Progresista de El Pozo protestó ante el Congreso contra la ocupación de las tierras en la milla fluvial en los ríos Grande de Térraba y Sierpe, máxime cuando algunas áreas ya se hallaban ocupadas. Cerdas, op.cit., pp. 130-133.

[11] Vía férrea estatal construida en 1927. Mayor información sobre las actividades y contratos de la Chiriquí Land Company se halla en:  Colectivo “Panamá  y la Frutera. Análisis de una confrontación económico-fiscal” Panamá: Imprenta Universitaria, 1974. Miralles Gonzáles, Miguel “Historia humana y económica de Puerto Armuelles” Panamá: Editorial Mizrachi y Pujol, S.A., 2001,  pp. 34-45.

[12] Contrato n°13 del 19 de julio de 1927. En 1950 el contrato se prorrogó 29 años más, su fecha final de vencimiento quedó para el 15 de marzo de 1986. El impuesto sobre las exportaciones de bananos se fijó en un centavo los primeros siete años y luego en dos centavos, mientras que en Costa Rica fue de dos centavos. Kepner, Charles y Soothill, J.H. “El imperio del banano. Las compañías bananeras contra la soberanía de las naciones del Caribe”, Ediciones del Caribe, México, 1949, p. 95.

[13] 1 acre = 0,40469 hectáreas

[14] Memorando de la Compañía Bananera dirigido a la Secretaría de Hacienda previo a la aprobación del Decreto-Ley N° 323, (Contrato de 1948), 7 agosto 1947. Según este contrato el Estado se compromete en no gravar la industria del cacao ni de la palma africana oleaginosa (Art.n°3).

[15] Decreto-Ley N° 323 de 27 de diciembre de 1948, Imprenta La Nación, San José, 1949, pp.13-14.

[16] La finca Webb, situada en el margen norte del río Grande de Térraba y Puerto Cortés, contaba con 833,3 hectáreas (2.000 acres). Jones, op.cit., p.13.

[17] La extensión cultivada estaba compuesta de 10.878 hectáreas de banano, 4.655 de cacao, 4.666 de palma, 1.296 de teca, 5.545 de potreros y 47 hectáreas en cultivos varios. Por otra parte, la Compañía tenía una extensión de 24.000 manzanas (16.783,2 hectáreas, 1 manzana=0,6993 hectáreas) arrendadas a 1.251 particulares. Rojas, Álvaro “La gran plantación bananera en Costa Rica”, MAG, Departamento de Planeamiento y Coordinación, s.f., p.18-19.

[18] En 1969 la United Fruit Company se fusionó con otras empresas para formar la United Brands. En 1990 United Brands cambió su nombre por el de Chiquita Brands International a donde pertenece Palma Tica.

[19] Compañía Palma Tica y Panamá. Plano General de Operaciones Palma Aceitera. Escala 1: 200.000, junio 1989. Barú Panamá, la filial panameña, cultivaba 2.516 hectáreas en tierras pertenecientes a la Chiriquí Land Company. A partir del mapa no podemos inferir si se trata de un proceso de recampesinización o bien una concentración productiva basada en grandes explotaciones.

[20] En el Registro de la Propiedad aparecen 18 fincas que pertenecieron a la Bananera y que fueron vendidas o donadas al Estado en 1975, su área total suma 2.680,6 hectáreas. La superficie de las 51 fincas y lotes en manos de la Compañía se halla repartida esencialmente entre los cantones de Limón (1.632 has.), Quepos (1.213 has.), Osa (1.071 has.),  Golfito (612 has.) y Parrita (519 has.). Sin embargo, no se pudieron obtener datos sobre el área bajo explotación de las empresas Numar S.A. y Palma Tica S.A. ambas pertenecientes al grupo Chiquita Brands. Estas empresas ocupan tierras que en su día pertenecieron a la Compañía Bananera de Costa Rica.

[21] Para mayor información sobre los cambios operados en el mercado bananero nacional y las verdaderas causas del abandono remitirse a Garnier, Leonardo y otros “Costa Rica: las vicisitudes de una política bananera nacional” pp. 99-129 en “La economía bananera y las organizaciones de los trabajadores en la década de los ochenta en América latina” San José: Ediciones FLACSO / CEDAL / FES, 1988.

[22] Un análisis de la coyuntura económica de principios de los años 1980 se halla en Rovira Mas, Jorge “Costa Rica en los años 80” San José: Editorial Porvenir, 1987, pp. 62-95.

[23] Según el Índice de Desarrollo Social (IDS), los cantones integrantes de la región del Pacífico sur costarricense, Osa, Golfito y Corredores,  ocupan las posiciones 73, 75 y 65 respectivamente sobre el total de 81 cantones del país. Entre 1984 y el 2000, estos cantones han retrocedido 8, 4 y 5 posiciones respectivamente en la escala nacional. Los datos cantonales del IDS, también llamado Índice de Rezago Social, se hallan en González Quesada, Mª Elena “Índice de Rezago Social” San José: documento inédito, INEC, 2002, Anexo 1, p.26. http://www.inec.go.cr

[24] La Población en Edad Activa (PEA) del cantón Osa en el 2000 representa el 66,68% de la población total, fruto de las altas tasas de fecundidad (incrementadas por la inmigración de mujeres de edades comprendidas entre los 12-34 años) y la inmigración acumulada (principalmente masculina según revelan los índices de masculinidad de los grupos etarios mayores) patente a la vista de los saldos migratorios netos de 1950 (50,96%) y 1963 (25,24%). Censos de población 1950, 1963, 2000, DGEC.

————–

Lea además: La Historia de la Plantación Bananera en Centroamérica —Historia de las Bananeras en Centroamérica: Honduras, Guatemala, Nicaragua y Costa Rica