jump to navigation

Puerto Armuelles en enero de 2009 enero 5, 2009

Posted by BPP in Barú, Puerto Armuelles.
Tags: , ,
34 comments

Puerto Armuelles necesita ser rescatado

A continuación verán una serie de fotos del centro de Puerto Armuelles para el registro histórico de las condiciones de este poblado urbano de la Provincia de Chiriquí a inicios del año 2009. Urge rescatar a Puerto Armuelles con un plan integral de desarrollo para recuperar su patrimonio social, urbanístico, cultural, histórico y natural.  Puerto Armuelles necesita de un modelo de desarrollo que sea ejemplo para el país.

Conocer lo que ha pasado es importante, para comprender una serie encadenada de hechos que llevaron la economía de Puerto Armuelles al suelo.  La primera fue la pérdida del Ferrocarril Nacional de Chiriquí, décadas previo a la caída de la industria del banano.  Por supuesto que la presencia de monocultivos es la principal razón de la debacle, al ser una economía dependiente a rubros como el banano.  Una economía diversificada es la única opción que le queda al distrito del Barú. Sus principales recursos son el mar, el suelo, su gente y por supuesto su belleza natural de bosques antiquísimos en las montanas, bosques urbanos al norte de la ciudad, fauna terrestre de especies únicas en el país, además de costas y playas.

Por qué se perdió la línea férrea y la servidumbre del mismo.  Para que puede servir un ferrocarril hoy?  Hoy sería la mejor manera de llevar un nuevo turismo a Puerto Armuelles . La rehabilitación del Ferrocarril de Chiriquí desde Boquete hasta Puerto Armuelles para que sea, lo que fue una obra magnífica del Dr. Porras, y que nadie supo valorar  en Chiriquí.  Hoy para quien no sea visionario suena como si fuese un plan ambicioso. Lo que sin duda podemos decir es que parece mentira que los baruenses y chiricanos en general hayan dejado perder  una obra maestra de la ingeniería ferroviaria: el Ferrocarril de Chiriquí.

Hoy Puerto Armuelles es el fantasma que es, en parte a la falta de diversificación de su economía y eso se dió cuando nunca se priorizó el turismo, ni ningún otro conjunto de actividades económicas dentro de un modelo de desarrollo integral de una región.

Puerto Armuelles requiere que sus hijos se conviertan en héroes que lo saquen entre todos los porteños adelante con un PLAN MARSHALL de desarrollo.

Mejorar Puerto es mejorar a Chiriquí y el país.  De eso no habría la menor duda.

Fotos:  Cortesía de A. Rodríguez Vargas

Cuando se acaben las bananeras en Barú enero 4, 2009

Posted by BPP in Agricultura, Agroindustria, Bananeras, Barú, Puerto Armuelles.
Tags: , , , , , ,
4 comments

Cuando el banano se agote en Barú

La economía del distrito de Barú no es ni la sombra de lo que era hace décadas. Se están desarrollando otras actividades económicas, pero la región aún no despega.

MELISSA NOVOA Y FLOR BOCHAREL
mf@prensa.com

En el distrito de Barú se le llamaba el “oro verde”. Durante las últimas nueve décadas el banano fue para los pobladores de esa región sinónimo de bonanza.

La actividad llegó a generar 10 mil puestos de trabajo y hubo un fuerte movimiento migratorio al área para poder gozar de esa prosperidad. Pero hoy ese libro se está cerrando.

Nidia Medina, la gerente interventora de la Cooperativa de Servicios Múltiples de la Puerto Armuelles Fruit Company (Coosemupar), admite que para lograr la sostenibilidad financiera de la empresa es necesario aplicar líneas de acción para continuar con la operatividad.

En este caso reducir los gastos administrativos, eliminar personal que está empleado en calidad de “servicios profesionales” y cesar a los trabajadores con un alto porcentaje de ausentismo.

Según Medina -que asumió el cargo el 11 de julio de 2008- es necesario disminuir los costos operativos y mejorar las plantaciones.

A un millón 900 mil dólares mensuales ascienden los costos operativos de la empresa bananera (Ver cuadro: Gastos operativos) y a 830 mil dólares el pago de la planilla a los trabajadores por mes.

Ni las ganancias que genera la venta del banano -que son de un millón 500 mil dólares al mes- son suficientes para cubrir la operación.

Además por falta de liquidez se dejó de aplicar fertilizantes e insecticidas a las tres mil hectáreas de producción de banano, y si bien se comercializó la mitad de la producción a la empresa italiana Centro de Distribución Toscana, hubo reclamos por la fruta vendida.

Medina cuenta que cuando ocupó esta posición encontró “altísimas” cuentas por pagar, así como cuentas por cobrar de dimensiones similares. “Las cuentas reflejaban un sobregiro de un millón de dólares”, dice.

La gerente interventora de Coosemupar espera que con las medidas que está adoptando las finanzas mejoren en el primer semestre de 2009. Una tarea que reconoce titánica, pero que no resulta imposible.

En la actualidad trabajadores y administrativos de Coosemupar junto al Gobierno están barajando cuatro alternativas para solucionar su situación financiera: buscar inversionistas para asociarlos a la actividad, crear una empresa mixta, que el Gobierno continúe respaldando a la empresa si esta se reestructura o en última instancia, liquidar al personal y cerrar la empresa.

“Esta sería la última opción a tomar”, piensa Medina.

Alternativas al desempleo

“La situación está muy dura”. Así describe el alcalde Franklin Valdés lo que está pasando en el distrito de Barú.

La falta de fuentes de empleo en el lugar ha revertido la bonanza que vivía el área desde hace décadas. Ahora las personas no migran al distrito sino al contrario, están desplazándose hacia otros lugares para mejorar su calidad de vida.

A juicio de Valdés las otras actividades económicas que se están desarrollando, como la de la producción de palma aceitera y la de la zona franca de Barú aportarían puestos de empleo en la región, pero no en grandes cantidades como lo ha hecho la producción de banano.

Y aunque el Gobierno asegura que la tasa de desempleo en el distrito es de 30%, el funcionario opina que esta cifra es mucho más alta. “Hay un 60% de desempleo”, afirma.

Para intentar reactivar la economía del lugar, en octubre el Consejo de Gabinete aprobó la resolución número 185, en la cual se autoriza bajo la modalidad de financiamiento no reembolsable un fideicomiso para el Programa de la Competitividad Agropecuaria, dirigido a los residentes del distrito de Barú.

El Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida) es el que se encargará de celebrar convenios con las cooperativas para que utilicen estos recursos en capacitación y en el financiamiento de actividades productivas.

Pero para implementar el fideicomiso se establecerá un consejo de desarrollo territorial público-privado en el distrito de Barú que presentará al Mida un plan de proyectos productivos que reactiven la economía de la región.

¿La esperanza del Barú?

A la zona franca y la producción de palma aceitera -actividades económicas que generan empleo en Barú- se le une la posibilidad de que allí se desarrolle una refinería que podría emplear a 6 mil personas.

Ha pasado un año desde que la empresa Qatar Petroleum y Occidental Petroleum contrataran a la empresa Foster Wheeler para realizar un estudio que determinara la configuración modular de la planta, información sobre los requerimientos de infraestructura del área y de mano de obra, así como el costo preciso de la construcción de la refinería, cuya capacidad de refinamiento sería de alrededor de 350 mil barriles de crudo diario.

Si bien se preveía que el estudio fuera entregado en agosto de este año, una nota emitida por el Ministerio de Comercio e Industrias (Mici) destaca que es posible que esta segunda fase del estudio se extienda más allá del término previsto en el memorando de entendimiento firmado entre el Gobierno y las empresas debido a que los cambios que se han dado en el mercado internacional, inciden y deben considerarse en este tipo de análisis.

Mientras se define si en Panamá se desarrollará esta refinería, otras actividades económicas tratan de cubrir el vacío que están dejando las bananeras.

La Zona Franca de Barú es una de ellas. Si bien por ella ya han pasado tres gerentes, y ha tomado más de cinco años que esta comience a tomar forma, su actual y cuarto gerente, Karim Gozaine, comenta que la situación pinta mejor.

Hasta ahora hay 10 empresas bajo el régimen de zona franca que podrían generar este año 30 millones de dólares en ventas.

Su estrategia ha sido enfocarse en atraer tiendas libre de impuesto (duty free) y aunque quisiera duplicar el número de estas, Gozaine dice que el mayor obstáculo para que se cumpla este objetivo es la falta de una infraestructura portuaria adecuada que facilite el movimiento de contenedores y barcos en el área.

Con la administración de la zona franca se ha contactado a empresas mexicanas, argentinas y brasileñas que desean invertir en el lugar, la falta de una infraestructura portuaria echa por tierra el interés de estas.

El resurgimiento de la economía baruense depende en gran medida de que esta infraestructura se desarrolle.  De no solucionarse esto en el mediano plazo, las cifras de desempleo se podrían incrementar.

Este es un tema que preocupa a las autoridades locales y a la comunidad.